Chris Nikic, el nuevo Iron Man

Te cuento la historia del joven de 21 años que se convirtió en la primera persona con síndrome de Down en completar una de las pruebas deportivas más duras y difíciles

Chris Nikic, el nuevo Iron Man
Rossana Ayala/Pasión por Correr/Opinión El Heraldo de México: Especial

Cuando en el mundo de Hollywood muchos se preguntan quién será el sucesor de Robert Downey Jr., para dar vida al personaje de Tony Stark en la saga de Los Vengadores, en la vida real un chico de 21 años se convirtió, a fuerza de coraje, entrenamiento y voluntad, en un nuevo Iron Man. Chris Nikic es un joven estadounidense que hizo historia el pasado jueves, al convertirse en la primera persona con síndrome de Down en completar un Ironman, una de las pruebas deportivas más duras y difíciles para cualquier ser humano, en la que corrió 42 kilómetros, nadó 3.8 km y pedaleó 189 km en su bicicleta; todo en un tiempo de 16 horas 49 minutos y 9 segundos.

Apoyado y entrenado por su padre, Nick Nikic, quien lo acompañó en todo momento durante esta prueba realizada en Florida, Estados Unidos, Chris no sólo logró esta hazaña, que lo convirtió en un Récord Mundial Guinness, sino que además ambos, padre e hijo, realizaron el desafío: “1% de mejora”, con el que buscaron concientizar a la sociedad estadounidense, y al mundo, de la necesidad de impulsar políticas de inclusión, reconocimiento y difusión del síndrome de Down, para que las personas reconozcan el esfuerzo de quienes lo padecen y acepten “mejorar 1% cada día”.

La imagen de Chris cruzando la meta del maratón, con el que finalizó la dura prueba, le dio la vuelta al mundo. Se le ve con su playera naranja, con la imagen estampada del “desafío 1% mejor” y sus lentes, levantando los brazos en señal de triunfo, y con su padre corriendo junto a él, unidos por una cuerda, mientras en el sonido local se escucha la voz del narrador que grita emocionado: “¡Chris Nikic, eres un Iron Man, lo hiciste Chris!”, la cual no sólo es emotiva y motivante, sino que sirve para recordarnos que ningún tipo de discapacidad limita o define al espíritu humano y que todos, absolutamente todos, discapacitados y personas sin discapacidad, merecemos las mismas oportunidades y la inclusión total en la sociedad.

El mismo Chris compartió la emoción de su logro histórico en sus redes sociales, donde publicó una foto suya en traje deportivo, mirando hacia el horizonte y pensando en cuál será su siguiente desafío: “IRONMAN. Meta fijada y lograda. Momento de fijar una nueva y más grande meta para 2021”, dijo el joven de 21 años, mientras su padre Nick, quien es también su entrenador y acompañante, comentaba a los medios al final del triatlón que habían logrado terminar juntos: “Para Chris esta carrera y esta línea de meta fue más que una celebración. Ironman le sirvió como plataforma para alcanzar su meta de lograr una vida de inclusión, normalidad y liderazgo”.

El ejemplo de Nikic sirve no sólo para crear conciencia de la inclusión y el reconocimiento de los derechos y las capacidades de las personas con síndrome de Down, que con frecuencia son excluidas y discriminadas en la sociedad y en el mundo laboral. Este joven que logró una hazaña histórica, y que ya piensa en su siguiente meta, “nueva y más grande”, nos recuerda que el ser humano no se define ni se reconoce por sus diferencias de piel, de cultura, de lenguaje, de recursos, y mucho menos de capacidades. Y que cuando se trata de coraje, voluntad y determinación, un cromosoma de más no nos hace menos y, como en el caso de Chris, también nos puede volver únicos.

POR ROSSANA AYALA
AYALA.ROSS@GMAIL.COM
@AYALAROSS1


Compartir