México tiene un aliado para vencer la crisis

Nuestra relevante posición, con más de 6 mil empresas instaladas y siendo el segundo inversor extranjero, pretende servir para impulsar la economía

México tiene un aliado para vencer la crisis
Antonio Basagoiti Pastor. Antonio Basagoiti Pastor | Columna Invitada | El Heraldo de México

Las empresas de origen español son parte de la solución a los problemas sociales y económicos que ha traído la pandemia a México. Nuestra relevante posición, con más de seis mil empresas instaladas y siendo el segundo inversor extranjero, pretende servir para impulsar la economía y el bienestar. A México y España nos unen muchas cosas entre las que se encuentra la actuación empresarial.

Los emprendedores españoles son comprometidos, están a las duras y a las maduras. En los 130 años de historia de la Cámara Española de Comercio en México ha visto guerras, devaluaciones, crisis, e incluso otra pandemia, ningún hecho impidió la continuidad. En esta ocasión no será diferente, el oportunismo mercantil no es nuestra guía.

Es cierto que nuestras compañías, como todas, están pasando momentos complicados, pero esto no ha impedido que ayudáramos a nuestros colaboradores, que apoyáramos a la industria o que nos volcáramos con quienes más lo necesitan. Hemos donado en torno a mil millones de pesos para insumos médicos, o hemos dado facilidades a los clientes con programas en la banca para que tengan liquidez.

Somos un amigo en el desarrollo de México, estamos dispuestos a continuar invirtiendo en todas las entidades federativas. Nuestras empresas están preparadas para desarrollar proyectos energéticos, de telecomunicaciones, comerciales, industriales o de servicios. Estamos en condiciones de seguir trayendo euros.

Por tanto no está en cuestión la alianza de las empresas españolas con el bienestar de la sociedad mexicana, lo que sí puede variar es el grado o la rapidez de la inversión.

Existen elementos que pueden acelerar nuestra aportación, como la modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

Y sobre todo, un factor exponencial para la inversión extranjera es la certidumbre, es el respeto a las inversiones realizadas.

La inmensa mayoría de empresas foráneas han invertido con apego a la ley y con altos estándares éticos.

Respetar a los que apuestan por México, cumplir la palabra dada o poner en valor a quien trae su dinero de fuera son principios que animan a los inversionistas a crear más puestos de trabajo.

México afronta en los próximos meses retos y dificultades, como otros países. Nosotros, las empresas españolas, somos parte de la solución.

Invertimos, damos empleo, nos guiamos con honestidad, hablamos el mismo idioma. Somos un aliado para que los mexicanos recuperen y mejoren su calidad de vida, estamos a disposición.

Por Antonio Basagoiti Pastor
Presidente de la Cámara Española de Comercio
comunicacion@camescom.com.mx


Compartir