Un derecho de primera necesidad

"La diferencia entre volverse loco y mantener la cordura la otorga el arte. por eso, la cultura es un derecho humano, de primera necesidad"

Un derecho de primera necesidad
María del Mar Barrientos. María del Mar Barrientos | Molti Diversi | Opinión El Heraldo de Mèxico

Hace poco vi un tuit que mencionaba lo siguiente: “Descubrí que puedo vivir sin restaurantes, sin aviones, sin tiendas y sin coche. Y confirmé que no puedo vivir sin música, sin libros y películas. La diferencia entre volverse loco y mantener la cordura la otorga el arte. Por eso, la cultura es un derecho humano, de primera necesidad”. Qué acertado a quien puso estas palabras, porque así es, con esta pandemia nos dimos cuenta de que la cultura y el arte son un derecho de primera necesidad, y con esto me refiero a las obras de teatro, el cine, los conciertos, los libros, las exposiciones y demás actividades culturales, a las que, tal vez, no valorábamos tanto antes.

Afortunadamente hay varios museos que ya están retomando sus actividades, y aunque no se podría decir que son “normales”, por lo menos ya están recibiendo gente. En total, en la Ciudad de México hay 136 museos, entre públicos y privados que permanecieron cerrados desde el mes de marzo.

Un ejemplo de esto es el Papalote Museo del Niño, que a partir de mediados de septiembre reabrió, y ha tenido el enorme reto de modificar su experiencia, recordando que el 'slogan' de este concepto es “Toca, juega y aprende”, por lo que han puesto sus esfuerzos al máximo para crear nuevas experiencias, con todas las medidas posibles. También está la exposición en el Museo Jumex, de Gonzalo Lebrija. Un enorme auto representa la obra “Breve historia del tiempo” del artista tapatío, en donde pretende desafiar la gravedad y perpetuar el sentimiento de la suspensión del tiempo. Muy 'ad hoc' con lo que estamos viviendo, ¿no creen?

Otro de los museos que ya está abierto al público es el MAP. La Cineteca Nacional también está disponible para visitas.

Sin embargo, una de las industrias más afectada ha sido la de los teatros, que no tienen fecha de estrenos de varias de las obras; los conciertos están parados y la música no existe en recintos.

La UNESCO  define a la cultura como “el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias”. Es por esto, que entre los planes de recuperación postpandemia sería fundamental que estuviera el apoyo a las bellas artes.

Los  artistas, los galeristas, los museos, los promotores de arte, las ferias, los músicos, los actores, los productores, etcétera, toda la industria detrás del arte está con un futuro incierto, sin embargo, hay un punto que resaltar a pesar de todo esto, y eso es que la gente valoró más que nunca, a raíz de la pandemia, la necesidad de arte y cultura que tiene el ser humano, que se convierte en indispensable.

¿Sabían que el último estudio de la UNESCO hecho el año pasado dice que las industrias y empresas culturales generan ingresos de 2.250 millones de dólares al año? Dando trabajo a más de 30 millones de personas en el mundo, siendo los jóvenes los más beneficiados por estos puestos laborales. Es por esto que el arte seguirá siendo un artículo de primera necesidad, por todo lo que representa culturalmente, económicamente, anímicamente y mentalmente.

Por María del Mar Barrientos 
MARIMAR.BARRIENTOS@HERALDODEMEXICO.COM.MX
IG: @MARIMARBAT


Compartir