Internet de las Cosas y el mundo empresarial

La actual pandemia evidenció la importancia que tiene el IoT para las empresas, aportando conexión eficaz con su clientela, aumentando la productividad

Internet de las Cosas y el mundo empresarial
Alexandra Moguel/ Singularidad/ Opinión El Heraldo de México

Podemos definir al Internet de las Cosas(IoT, por sus siglas en inglés) como todos aquellos dispositivos de uso diario que no se consideran computadoras y, que generan, intercambian y consumen datos con una mínima intervención humana.Estamos rodeados de tecnología inteligente en edificios, aviones y ciudades conectadas, entre otros. Esta ampliación del internet permea en varios sectores, siendo uno de los principales el empresarial. Las empresas utilizan el IoT para automatizar los negocios y procesos de fabricación, optimizar las cadenas de suministro, así como monitorear y controlar de forma remota sus operaciones.

La actual pandemia evidenció la importancia que tiene el IoT para las empresas, aportando conexión eficaz con su clientela, aumentando la productividad, reduciendo costos operativos y crecimiento a nuevos mercados; además de reunir, almacenar y analizar grandes cantidades de datos. Esto ha permitido mantener el nivel de competitividad de las organizaciones, incluso ante la incertidumbre del mercado.

A pesar de las facilidades que nos brinda el IoT para impulsar los negocios, existe un obstáculo en el camino: los riesgos en la ciberseguridad. La seguridad de la información, la red y los dispositivos son el mayor reto al que se enfrentan las organizaciones al desplegar y gestionar las soluciones de IoT.

Gracias a los avances en la materia, las empresas no tienen que elegir entre operaciones productivas y seguridad organizativa en sus despliegues. Sin embargo, para evitar incidentes de seguridad, deben dedicar tiempo para seleccionar una solución IoT que se adapte a sus necesidades corporativas, evaluar la información que pretenden recopilar y la frecuencia con la que lo harán.

Recordemos que no toda la información requiere el mismo nivel de protección. Por eso, es importante tener conocimiento sobre qué datos queremos recabar y con qué temporalidad, de ello dependerá la complejidad de nuestras medidas de seguridad.

Otro punto para considerar es la frecuencia con la que necesitan reunir los datos, ya que el número de puntos de acceso aumenta el riesgo de sufrir un ciberincidente. Si la transmisión de datos es constante, significa que los dispositivos IoT tienen una conexión continua a la red y por lo tanto, también atacantes tienen más oportunidades de entrar a la red y acceder a la información de los dispositivos que están conectados a ella.

Al ser un facilitador de negocios, el uso del IoT aumentó en casi todas las industrias. Pero el uso de las aplicaciones IoT no solo representa beneficios, ya que se han incrementado en un 28% los ciberataques ligados a esta tecnología. Por esta razón, las organizaciones que utilicen el IoT deben evaluar el estado de sus dispositivos, realizar auditorias continuamente, establecer procedimientos que les permitan conocer sus vulnerabilidades, implementar soluciones de seguridad y utilizar dispositivos IoT especializados en analizar el tráfico de red para garantizar su ciberseguridad y la de su clientela.

 

POR ALEXANDRA MOGUEL
@MetabaseQ
www.metabaseq.com
contact@metabaseq.comlctl


Compartir