OPINIÓN

Federalismo, pacto fiscal y consultas

Hay que poner atención en la campaña y peticiones de los 10 gobernadores que conforman la Alianza Federalista

OPINIÓN

·
Adriana Sarur / La Encerrona / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

Desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia se ha hablado mucho acerca de su manejo de comunicación política, misma que nos puede parecer buena o mala, excesiva y repetitiva, pero cumple los fines que al Presidente le conviene. Desde la mañanera se han tocado temas que las y los mexicanos ni siquiera teníamos presentes, como la solicitud de disculpas al gobierno español por la Conquista o del fin del neoliberalismo, incluso se ha puesto a hablar en cada sobremesa del país, de una rifa inexistente.

Así, ahora el turno es del —federalismo— aquella forma de organización política que se puede leer en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y en los libros de historia de la primaria, pero que en la realidad y aunque los 32 estados de la República cuentan con Constitución Política, siendo la ahora Ciudad de México la última entidad en hacerlo, por la vía de los hechos tenemos y vivimos en un país centralista, pues el federalismo no se ha ejercido y su entendimiento tampoco llega a tener la claridad suficiente.

La discusión se dio a partir de la presentación y aprobación del Paquete Económico de la Federación para el ejercicio 2021, donde se recortan las participaciones federales para las entidades federativas y, como consecuencia, 10 gobernadores se unieron para formar una “Alianza Federalista”. Y es que, con la desaparecida —de facto— Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), estos

mandatarios estatales pidieron cita con el Presidente para “revisar” las aportaciones federales y López Obrador no los recibió aludiendo a que dicha alianza tiene fines político-electorales de cara al proceso de 2021 y remató diciendo que realicen consultas populares en sus estados, a lo queEnrique Alfaro, Francisco Cabeza de Vaca, Jaime Rodríguez, Silvano Aureoles, Martín Orozco y Diego Sinhue, quienes fungen como gobernadores de Jalisco, Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Aguascalientes y Guanajuato, respectivamente, respondieron que le “tomarán la palabra” y pondrán en acción este instrumento que tanto gusta al Presidente.

Sin embargo, sigue existiendo una confusión de fondo, ¿lo que quieren estos 10 estados es retirarse del pacto federal o, en realidad, es renegociar el convenio de coordinación fiscal (el llamado pacto fiscal)? Puesto que para retirarse del pacto federal se tendría que emprender un proceso jurídico constitucional casi imposible para dar paso a la secesión. Pero, para retirarse del pacto fiscal bastaría solo que cada entidad federativa apruebe hacerlo en sus respectivas legislaturas —incluso igual que los juicios a los expresidentes—, sin consultas innecesarias de por medio... aunque sabemos que lo segundo tiene mayor rédito político y mediático.

Lo que sí tendría que poner atención el Presidente no es en la salida de una tercera parte de los estados del país, sino en la campaña de estos gobernadores para restarle poder político y plantear un gobierno menos centralista. Desde Palacio Nacional deberán de tomar en cuenta las peticiones de la Alianza Federalista para en verdad hacer del federalismo un medio de mayor justicia en el reparto de los recursos provenientes de la tributación y ya ir pensando en una reforma fiscal moderna y adecuada a las necesidades del país.

POR ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR