Entre brujas te veas

Tenía tan solo 9 años cuando se estrenó en los cines La Maldición de las Brujas, la adaptación de la novela del escritor británico Roald Dahl

Entre brujas te veas
Linet Puente/ Permanencia Voluntaria/ Opinión El Heraldo de México

Se viene Halloween y con ello el estreno del remake de la cinta Las Brujas, historia que regresa a la pantalla grande 30 años después de la versión original, provocando todo tipo de críticas y comparaciones con aquella película protagonizada por Anjelica Huston. Pero entonces, ¿Vale la pena verla?

Tenía tan solo 9 años cuando se estrenó en los cines La Maldición de las Brujas, la adaptación de la novela del escritor británico Roald Dahl, y recuerdo perfecto que entonces mis padres no me quisieron llevar a ver dicho filme porque consideraban que las imágenes eran por demás perturbadoras y me quedaría traumada. Tenían razón y de nada les sirvió protegerme porque un par de años después pude ver la película en televisión y vaya que me dejó marcada. Aún me provoca escalofríos el recuerdo de aquella terrorífica escena en la que la protagonista, Anjelica Huston, quien interpretaba a La Gran Bruja, se quita la peluca y arranca el rostro para mostrar su verdadera esencia: la de una bruja espantosa con verrugas, pelos por todos lados y garras. El filme sin duda marcó un antes y un después en mi vida, con todo y que desde entonces ya amaba las películas de sustos, como yo las llamo. Y ojo, la cinta fue concebida como una película familiar, de comedia, aventura y sí con toques de terror, pero todo enfocado a un público infantil. Pero hay imágenes que uno no puede borrar de la mente y ese es precisamente el único conflicto que le encuentro a la nueva versión del filme, dirigido ahora por el gran Robert Zemeckis (Volver al Futuro, Forrest Gump, Naúfrago, El Expreso Polar).

En esta nueva versión, el cineasta juega un poco con algunos elementos y el tono que ya nos había presentado en filmes como La muerte le sienta bien o ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, y una vez más puso al frente a una de las actrices más versátiles de esta generación, como entonces lo eran Goldie Hawn, Meryl Streep o la misma Anjelica Houston. Me refiero a la ganadora del Oscar Anne Hathaway, quien hace un gran papel como la nueva Gran Bruja en esta versión, en la que además el cineasta pone como protagonistas a actores de color y ahí es en donde entra otro gran acierto, pues la actriz Octavia Spencer logra darle un gran toque a la cinta, la refresca pero al mismo tiempo nos recuerda mucho a la abuelita amorosa del pequeño protagonista convertido en ratón.

Pero regresando al conflicto que le encuentro al filme, una vez más, sin temor a equivocarme puedo decir que el negro en el arroz de esta cinta es que se trata de un remake. Como siempre lo he dicho el problema de los refritos es que son completamente inevitables las comparaciones, sobre todo para los que nos tocó ver una cinta como ésta hace tanto tiempo y sobre todo una historia que se quedó tan marcada: brujas que quieren desaparecer a los niños del mundo y para ello los convierten en ratones para exterminarlos más fácil y rápido. Los recuerdos están tan anclados en nuestra mente que resulta muy difícil hacerlos a un lado para concentrarnos en una nueva versión y pretender que nada pasó. De ahí que fue imposible no comparar casi cuadro por cuadro escenas tan icónicas como la del gran salón del hotel en donde se reúnen todas las brujas y las ves como tales por primera vez.

Definitivamente esta película, que además cuenta con el gran Stanley Tucci entre su elenco (muy desaprovechado por cierto), es una buena opción para ir al cine con toda la familia pues así es cómo está clasificada. Divertida, narrada de pronto como en cuento de hadas, llena de aventuras, pero también con ese gran toque de horror que caracterizó a la primera, solo que ahora, 30 años después, Zemeckis se ayudó de la tecnología para lograr las transformaciones de las brujas y los niños en ratones de una forma más real. Una buena recomendación para disfrutar de este Halloween, que sin duda en estos tiempos pandémicos, será el más desolador de la historia.

 

POR LINET PUENTE
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@LINETPUENTE


Compartir