Igualdad salarial

No obstante, en pleno siglo XXI, las mujeres en nuestro país siguen ganando menos que los hombres, por un trabajo igual o más pesado

Igualdad salarial
Mauricio Kuri/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Las mujeres son la fuerza de México. Si nuestro país mantiene la esperanza ante la triple crisis económica, sanitaria y social que nos tiene contra el piso, es gracias a las madres, abuelas, profesionistas, trabajadoras de la salud, servidoras públicas y, en general, a las millones de mexicanas que han multiplicado sus funciones para mantener a flote la educación, la salud y el espíritu de México. Lo que no han hecho en Palacio Nacional, lo han hecho las mujeres.

No obstante, en pleno siglo XXI, las mujeres en nuestro país siguen ganando menos que los hombres, por un trabajo igual o más pesado; cuando, además, millones de ellas llevan la carga de la casa y de sus familias. No importa el valor que aportan a la economía. No importa la fuerza con la que empujan a la sociedad. No importa la inteligencia con la que diseñan el futuro. Siguen sufriendo un trato injusto y el gobierno federal no ha hecho más que profundizar esta injusticia.

Por ello, hace unos días presenté en el Senado una iniciativa de Ley, que no tiene otro objetivo que equilibrar las remuneraciones entre hombres y mujeres. Esta es una deuda histórica que en Acción Nacional estamos determinados a saldar. Porque no es posible que México tenga la brecha salarial más amplia de América Latina. No es posible que el gobierno federal desproteja a las mujeres como lo hace. Si queremos un México justo, el primer paso es la igualdad salarial.

Y no sólo es un tema de justicia, es de prosperidad. La desigualdad salarial detiene la economía. El FMI lo ha demostrado: La igualdad salarial tiene un efecto económico mayor que cualquier inversión en infraestructura. Dar a las mujeres lo que merecen es mayor en la economía que el despilfarro en Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía o el Tren Maya

Hoy, más que nunca, necesitamos sumar esfuerzos para reactivar la economía, con ellas en la primera fila, y darles salarios que merecen y que injustamente, nadie les ha brindado, al garantizar una economía próspera, donde ellas sean la prioridad. Estamos convencidos de que el potencial de la fuerza femenina, es la clave para lograr un repunte económico, que revierta los estragos de la peor crisis que ha sufrido México en este siglo.

No es tiempo de quejas: es momento de acción y propuestas. El encono y la lucha no llevan a ningún lado. No nos podemos detener ante el deterioro y la injusticia. Tenemos que actuar con más fuerza, inteligencia y determinación. Es tiempo de los ciudadanos, de los emprendedores y de los jóvenes.También de las mujeres. Apostemos por esta vía: el camino de la unión, el trabajo y la esperanza. 

México no se va a derrumbar. ¡Nos hemos levantado de peores situaciones! De nosotros depende levantarnos para seguir un camino donde las mujeres sean las protagonistas de su futuro; y para continuar un camino de justicia, donde todos construyamos el bien común. 

POR MAURICIO KURI
@MAKUGO


Compartir