Cien fuegos

Primero fue la detención del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna y ahora la del General Salvador Cienfuegos Zepeda

Cien fuegos
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México. Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

La detención del General Salvador Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles por presuntos vínculos con el narcotráfico es una señal clara de que Estados Unidos desconfía del gobierno mexicano en el combate contra el crimen organizado. Forma parte de una estrategia para desprestigiar a las fuerzas armadas mexicanas, una de las instituciones mejor evaluadas en nuestro país.

Durante los últimos tres años y medio, Trump se enfocó en avanzar su agenda con nuestro país en dos rubros, el migratorio y el comercial. Sin embargo, la detención del ex secretario de Defensa demuestra la preocupación que tiene el presidente estadounidense en el tema de seguridad. AMLO parece mantener una amistad cercana con Trump, dándole gusto a todas sus peticiones siempre y cuando no se meta en temas internos de México. No obstante, desde el operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán el año pasado en Sinaloa, conocido como el ¨Culicanazo¨, en el cual la DEA fue clave en proporcionar inteligencia, las autoridades estadounidenses perdieron confianza en la capacidad del ejercito mexicano. El dejar en libertad al hijo del Chapo Guzmán, el cual encabeza la lista de extraditables a Estados Unidos, evidentemente traería consecuencias.

Primero fue la detención del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna y ahora la del General Salvador Cienfuegos Zepeda. Las autoridades estadounidenses, bajo el liderazgo de Trump, intentan mandar un mensaje de que, si bien no pueden cambiar la estrategia de seguridad de abrazos y no balazos, tienen todas las herramientas para tomar acciones concretas sin la necesidad de colaborar con sus contrapartes mexicanas. De cierta manera estas detenciones sostienen el discurso de AMLO de que sus antecesores eran unos corruptos, pero la intención de Estados Unidos es vender la imagen de un país corrupto incapaz de abatir al crimen organizado que rebasa al Estado mexicano.

El arresto de Cienfuegos llega a menos de tres semanas de la elección presidencial en Estados Unidos. Aún cuando nuestro vecino del norte es el mercado más grande de consumo de droga, Trump vende la idea que su país es víctima de una crisis de salud pública provocada por los carteles y la incapacidad de las autoridades mexicanas para frenar el flujo de las drogas. La administración de Trump ha presionado a México para que tome medidas más duras contra las organizaciones criminales. En septiembre, dijo en un reporte anual que ¨México debe demostrar claramente su compromiso para desmantelar a los cárteles y hacer todo lo posible por frenar la producción de fentanilo, heroína, cocaína y metanfetaminas, las cuales han dejado a más de 71 mil muertes por sobredosis en 2019. En este contexto, él detener a Cienfuegos Zepeda por conspirar para traficar cocaína, metanfetaminas y marihuana tiene un trasfondo político electoral.

AMLO debe de ser muy cauteloso en como reacciona, dado que le ha encargado al Ejército una tarea titánica, entre ellas el reducir la violencia, administrar puertos y aduanas, construir el aeropuerto en Santa Lucía y la creación de sucursales del Banco de Bienestar. Lo peor que le pudiera pasar es que Estados Unidos desprestigie a la institución a la cual le ha puesto todo su capital político.

POR LILA ABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA
@LILAABED

 


Compartir