Crisis por COVID-19, una oportunidad para las mujeres y la equidad de género

Las mujeres son uno de los grupos más afectados por la pandemia; sin embargo, esto puede significar una gran área de oportunidad para avanzar en la equidad de género

Crisis por COVID-19, una oportunidad para las mujeres y la equidad de género

Estamos en un momento histórico, mujeres de todo el mundo buscan seguir cumpliendo con su rol como: hijas, madres, esposas, alumnas, empleadas o emprendedoras. Debido a la crisis por la actual pandemia de COVID-19, muchas están viviendo tiempos difíciles en alguno de los siguientes ámbitos: emocional, físico, mental, profesional, familiar o financiero.

Organismos internacionales como la ONU o el BID, y nacionales como el IMCO; coinciden en que las mujeres son uno de los grupos más afectados por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 a nivel mundial. La discriminación por género en cuanto a las posibilidades de reincorporarse a la vida económicamente activa, ya sea para generar ingresos u obtener préstamos personales y sobrellevar los retos del día a día, hacen que la escalada sea más complicada.

Las mujeres enfrentan el reto de atender empleos, con sueldos mermados (o ausentes) además del  hogar y lo que eso implica. Dentro de éste, las tareas han aumentado desproporcionadamente para ellas, sumándose “la carga mental” como la llama Alberto Soler, quien en sus palabras, explica: "En la mayoría de las parejas, la carga mental la lleva ella: ¿quién lleva en la cabeza el calendario de las visitas al pediatra?, ¿quién lleva la cuenta de las reuniones con los maestros de los hijos?, ¿quién controla el tema de las vacunas?, ¿y lo que hay que comprar esta semana o lo que hay que dar a los niños de cenar hoy?" La suma de todas estas responsabilidades resulta agotadora en todos los niveles para cualquier persona, sin importar su género.

Sin embargo, toda crisis presenta en sí misma una oportunidad. Las crisis mundiales históricamente han sido momentos decisivos para que las mujeres avancen en temas laborales y de equidad de género.

Durante la Segunda Guerra Mundial, ante la ausencia de hombres (que se encontraban en el frente de batalla) las mujeres pudieron tomar lugares de trabajo que en cualquier otro momento se les hubieran negado.

“Rosie” el cartel publicitario, creado por J. Howard Miller en 1943 para Westinghouse Electric y su famosa frase “We can do it”, invitaba a las mujeres a entrar a las fábricas sin descuidar a sus familias con el lema: "No hay nada que las mujeres no puedan hacer”. Las mujeres duplicaron sus tareas: como amas de casa y como empleadas en las fábricas de municiones, abriendo la posibilidad de desarrollo en otras áreas.

Aprovechemos esta crisis por la pandemia de COVID-19 para reinventarnos e impactar positivamente en el ámbito económico. Somos capaces de crear nuestras propias fuentes de ingresos y caminar hacia la independencia financiera.

Una mujer con finanzas personales sanas, podrá usar su dinero para tomar decisiones proactivas y no reactivas. ¿Qué estás haciendo a favor de tus finanzas personales?, ¿cómo estás aprovechando esta crisis para fortalecer tus ingresos?, ¿estás invirtiendo en ti? Yo como, J. Howard Miller, creo que: "No hay nada que las mujeres no puedan hacer”. Y este: es nuestro momento.

Por: Yuri Franco


Compartir