El último día de AMLO

Es por eso que hoy dentro de cuatro años despachará en Palacio Nacional (o en Los Pinos de regreso) un nuevo mandatario

El presidente Andrés Manuel López Obrador no va a durar seis años en la presidencia y no porque FRENAAA haya logrado su cometido de sacarlo de palacio con su plantón en el zócalo, sino debido a la reforma constitucional que establece que por única ocasión este sexenio durará 5 años con 10 meses para acortar el tiempo entre la elección y la toma de posesión de un presidente.

Es por eso que hoy dentro de cuatro años despachará en Palacio Nacional (o en  Los Pinos de regreso) un nuevo mandatario o mandataria.

Así como hace cuatro años, en 2016, estábamos en la víspera de una elección presidencial en Estados Unidos en la que muchos considerábamos razonablemente remota la posibilidad de que en un universo paralelo gobernaran sus respectivos países al mismo tiempo Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador y nos imaginábamos un hipotético escenario catastrófico, hagamos un ejercicio prospectivo de cómo será ese martes 1 de octubre de 2024.

¿Se habrá acaso consumado la cuarta Transformación? ¿Se habrá logrado erradicar la corrupción? ¿habrá algún ex presidente en la cárcel? ¿finalmente se vendió el avión presidencial? ¿Estará Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón o Carlos Salinas disfrutando de su cena dentro de algún penal federal? ¿Nos habrá pedido por fin disculpas el rey de España? ¿Andrés Manuel López Obrador va volando satisfecho esta mañana rumbo a su rancho de Palenque, Chiapas para cumplir con su retiro definitivo de la política? ¿habrá mañanera presidencial?

No te pierdas el podcast exclusivo de Callo de Hacha

El presidente tiene su propio estilo personal de gobernar y si algo ha logrado  durante estos casi dos años de gobierno entre propios y extraños es sacarnos de una zona de confort que ni siquiera sabíamos que existía.

Algunos se quedan con lo que el presidente dice y repite todas las mañanas desde el atril de palacio, pero muchos otros más aunque sea para llevarle la contraria han aprendido a investigar aunque sea en Wikipedia qué es Producto Interno Bruto y cómo se mide, para qué sirven los organismos autónomos, cuál es el proceso para nombrar consejeros del INE y hasta de otros organismos.

Incluso, gracias al berrinche del diputado Gerardo Fernández Noroña, medio país supo cuál es el proceso para designar al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Gracias al encono que el presidente le tiene a Felipe Calderón, otro tanto se enteró de cómo se constituye un partido político y cómo se le niega el registro.

Y muy seguramente a partir de este proceso electoral una parte muy importante de la población tendrá mucho más cuidado de voltear a ver quiénes son los candidatos que le van a aparecer en la boleta del 2021, para que no les pase lo que Gael García que ahí anda juntando firmas como acto de arrepentimiento de haber tomado una mala elección.

No hay mal que por bien no venga nos quedan nueve meses para las elecciones del 2021 y poco menos de cuatro años para seguir aprendiendo esta gran lección. [nota_relacionada id=1255994]

POR JORGE AVILÉS VÁZQUEZ 

JORGEAVILESVAZQUEZ@GMAIL.COM

@CALLODEHACHA

eadp


Compartir