Haz tu denuncia aquí

De EU a México, una alerta por la hepatitis A

Algunos de los estados de la Unión Americana que están en alerta son los de mayor flujo humano hacia México

OPINIÓN

·

Estados Unidos tiene un problema "dramático" con la hepatitis A. Esto implica que México también lo tendrá, y peor: aún no se esfuma la maldición del patio de atrás, que resume un viejo dicho sobre el resfriado de allá que se convierte en neumonía aquí.

O sea que los contagios de hepatitis A que en estos días se están multiplicando por toda la Unión Americana al pasar de los homeless y drogadictos a la población en general en 29 de los 50 estados, podría mudar a una epidemia en México.

La primera razón es la cercanía geográfica. El flujo de personas que van y vienen diariamente entre los dos países significa millones de intercambios físicos en las calles, los baños públicos, las casas, los negocios, la comida callejera… bastará que un enfermo no sea cuidadoso en la higiene y transporte así el virus de residuos fecales, como ocurre con cualquier enfermedad estomacal.

Algunos de los estados de la Unión Americana declarados en alerta por el número de casos –como Florida y California– son los de mayor flujo humano hacia México por razones comerciales y familiares.

Las deportaciones juegan también en contra. Ohio, donde la hepatitis A mató ya a 15 y registra aún 3,220 infecciones de las 23,600 en todo el país, es uno de los estados más duros contra los indocumentados.

Los respectivos sistemas de salud tampoco están listos. En EU los analistas del tema consideran que hay "grietas" que impiden la aplicación eficiente de la vacuna, que es parte del paquete universal desde 1995, y actualmente sólo 61 por ciento de los niños y 19 por ciento de los adultos han recibido la inyección.

Los estadounidenses han sido tomados por sorpresa, de la debilidad y el dolor al tono amarillo en la piel: la empresa especializada en salud Kaiser afirma que la mayoría ni siquiera sabía que existía esa enfermedad que puede dañar al hígado hasta la muerte.

En México la vacuna ni siquiera es parte del Sistema Nacional de Vacunación. En 2013 se autorizó la cobertura, pero sólo para algunos grupos de "riesgo", esto es, para las estancias infantiles que hoy se encuentran casi extintas peleando en los tribunales por su supervivencia ante las nuevas políticas federales de dar el dinero directamente a los padres de familia.

La medición de la enfermedad tampoco ayuda del lado sur. Las cifras de la Secretaría de Salud revelan que cada año se presentan en el país alrededor de 24,000 casos de hepatitis A, B y C, pero no desglosa el número por tipo, por lo cual, se desconoce el dato duro.

Las contrariedades recientes para la distribución de los medicamentos es otro reto: el Senado exhortó recientemente al Ejecutivo a dar cuentas del por qué sigue el desabastecimiento con casos alarmantes, como en Guanajuato y Guerrero: dos estados donde podría ensañarse la hepatitis A, por ser estados receptores de repatriados, aunque de éstos no está exento ningún rincón del país.

POR GARDENIA MENDOZA
ORBE@HERALDODEMEXICO.COM.MX


lctl