Haz tu denuncia aquí

El próximo presidente de la Asetur

Luis Araiza, es maestro en administración, restaurantero y servidor público con larga trayectoria a nivel nacional y estatal. Ventajas: su secretaría es la más organizada estructuralmente, por lo tanto no necesita nada de la federación.

OPINIÓN

·

La fotografía dice mucho: a la izquierda de Ignacio Peralta, Gobernador de Colima, aparece Luis Araiza, secretario de Turismo, Economía y Sustentabilidad de Baja California Sur y a la izquierda del mandatario estatal se ve a Juan Carlos Rivera, secretario de Turismo de Oaxaca; ambos pueden llegar a presidir la Asociación de Secretarios de Turismo de México (Asetur), pero hay un tercero (que no aparece en la foto, porque no fue) se llama Carlos Mackinlay y viene rebasando por la izquierda con gran apoyo.

La designación del próximo presidente de Asetur, fue el punto principal de la pasada sesión en Manzanillo. Aunque algunos pensaban que Claudia Chávez, la titular de la materia turística en Michoacán, buscaría postularse de nuevo, ella no irá, quedó con un mal sabor de boca cuando lo intentó el año pasado.

¿Sí, por quién vota? Luis Araiza es maestro en administración, restaurantero y servidor público con larga trayectoria a nivel nacional y estatal. Ventajas: su secretaría es la más organizada estructuralmente, por lo tanto no necesita nada de la federación y esa sana lejanía le permitiría ser el fiel de la balanza en el diálogo con el secretario federal Miguel Torruco o el gobierno federal.

Juan Carlos Rivera es maestro en administración, conforma la tercera generación de una familia de hoteleros. Ventajas: es secretario de una entidad basada en una región que hoy recibe apoyo presidencial, puede ser un interlocutor a modo.

Carlos Mackinlay cuenta con una maestría en economía, tiene un impecable y largo camino andado en el turismo, tanto en la IP como servidor público. Es uno de los secretarios estatales a los que el titular de Sectur federal respeta por sus conocimientos y no le tiembla la voz a la hora de interpelar a Torruco.

Este es tan sólo un elemento para tomar en cuenta, porque falta analizar las propuestas que presente cada uno de los candidatos; donde se esperaría que establezcan nuevas fórmulas para que en sus sesiones logren más acuerdos y privilegian el trabajo antes que seguir la agenda de visitas. Pero quizá lo más importante es transformar la Asetur -acorde a los nuevos tiempos políticos- para que tome un papel protagonista a la hora de las decisiones y pueda lograr mayores beneficios para los destinos turísticos en general, con la libertad de trabajar, mas allá de partidos y colores, trascender para salir de la zona de confort en la que se encuentra ahora y hacerse valer como lo que son: ¡líderes del turismo!

POR EDGAR MORALES

ELCASTOROFICIAL@GMAIL.COM 

@ELCASTOROFICIAL

edp