Haz tu denuncia aquí

30% de contenido nacional en Netflix

En todo el mundo las autoridades fiscales se están moviendo hacia la fiscalización de las plataformas digitales

OPINIÓN

·

Yo creo que todos los productores, directores, realizadores y demás personas involucradas en la industria del cine, las series y la producción de entretenimiento visual han de estar felices con la iniciativa de Morena para que 30 por ciento del contenido que despliegan firmas como Netflix en el país sea mexicano.

Lo anterior, sin embargo, tiene una arista filosa: si se eleva esa exigencia a rango de ley —so pena de no operar en México—, Netflix y sus similares podrían reducir el abanico de contenidos globales disponibles en el país, para que la proporción del contenido nacional arroje el 30 por ciento solicitado. Habrá que ver cómo resuelven los legisladores y la industria esa ecuación para no privar al consumidor del contenido global, que es uno de los atributos de la tecnología: facilitar el acceso a miles de producciones de todo el mundo con un click. Pero sí se puede.

No obstante los temas que deberán ajustarse, el espíritu de la iniciativa es bueno. El senador Ricardo Monreal pensó bien esta jugada al buscar también que todas esas plataformas digitales paguen IVA, como lo hacemos los demás contribuyentes. De hecho, hay empresas digitales de otros sectores, como Cabify, que ya han reconocido públicamente que están a favor de enterar al fisco de los impuestos correspondientes, y ya desde esa empresa está ocurriendo la tributación, según señaló Ramón Escobar, su director general, en entrevista reciente.

En todo el mundo las autoridades fiscales se están moviendo hacia la fiscalización de las plataformas digitales. La ciudad de Chicago, por ejemplo, cobra 9 por ciento de impuesto a los eventos transmitidos por PlayStation Live y por compras digitales. La ciudad espera recaudar hasta Dlls. $ 12 mil millones al año de impuestos a esas plataformas. En España, por ejemplo, la Ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha encontrado una arista particular: si bien su país quiere cobrar tres por ciento a las grandes empresas tecnológicas (allá llamada la “tasa Google”), éstas le han dicho que desean que la regulación que se les aplique sea a escala global, dada la naturaleza de la tecnología misma. Eso no lo podrán resolver Calviño allá, ni Monreal aquí, pero al menos el debate al respecto se abrió.

Todos los digitales deben pagar impuestos, incluidos Amazon, Mercado Libre, Fiverr, Didi, etc. Y todas esas empresas deben estar sujetas a ciertas regulaciones particulares, como Uber o Didi en materia de seguridad; o Netflix en materia de contenidos nacionales. Eso no debe espantarnos. Lo que debe ocuparnos es la forma en la que se resuelvan las reglas específicas que aplicará la autoridad.

URBVAN

La firma de movilidad colectiva de Joao Matos Albino y Renato Picard robó las miradas de los fondos de inversión con su levantamiento de casi Dlls. 10 millones. Sí.

POR CARLOS MOTA

MOTACARLOS100@GMAIL.COM 

WHATSAPP 56-1164-9060

edp