Haz tu denuncia aquí

Bartlett, un mal bicho de la 4T

Al darle un espaldarazo a Bartlett, ayer, AMLO mostró lealtad a su equipo

OPINIÓN

·

El ambiente electrizado por las declaraciones de Carlos Loret sobre Manuel Bartlett, y viceversa, ha generado descargas tanto en el gremio periodístico como en el equipo de AMLO. Me explico.

Carlos no es Carmen. Algunos, en la “búsqueda” de la distinción del periodista más crítico al régimen, comparan las denuncias de Loret sobre los bienes inmuebles del director de CFE con la investigación de Aristegui sobre la Casa Blanca. Hay descomunales diferencias, aquí algunas:

1ª Las pesquisas de Loret de Mola no causarán olas gigantes que logren zarandear al Presidente o a la 4T simple y sencillamente porque no versan sobre Andrés Manuel o su familia.

2ª Carmen no tenía necesidad de imitar a Carmen Aristegui: ya era ella misma, esto es, la periodista más crítica de la última década. Desde sus inicios se formó en el periodismo de investigación independiente y duro, mientras Loret —cuyas virtudes han sido otras— apenas inicia en esa veta. Carlos requiere emular a Aristegui, mientras ella sólo era ella.

3ª La denuncia/investigación de Loret no cuestiona la honorabilidad del Presidente. Esa, la mayor fortaleza de Andrés Manuel, no la va a perder pase lo que pase con el director de la CFE, es decir, lo exonere o condene la SFP. Bartlett es tan solo un fusible, cuando más un experimento de la 4T que sirve como ejemplo.

Efecto demostración. Sea cual sea el desenlace de la investigación de Irma Eréndira Sandoval sobre Bartlett, creo que López Obrador quedará bien y saldrá ganando:

1. Al darle un espaldarazo a Bartlett, ayer, AMLO mostró lealtad a su equipo. Es lo que se espera de todo líder: apoyar a su gente… hasta que se pruebe que hay pecado.

2. López Obrador le está dando entrada a la investigación. Esto es, ofrece un apoyo inicial, pero no un cheque en blanco. Desde luego, la investigación deberá ser creíble y verificable.

3. AMLO queda bien más allá del desenlace.

Si el mal bicho apellidado Bartlett resulta culpable, el fusible saldrá de la administración. Con ello el Presidente demostrará que sí es distinto a los anteriores. Se deshace de la “manzana podrida” y surte efecto la demostración. Pero si Bartlett ofrece una defensa creíble, también operará el efecto demostración: ¡hay poder de conversión en la 4T!

La lógica presidencial. Mientras las redes sociales y la comentocracia se desgañitan discutiendo la culpabilidad o inocencia del dinosaurio del PRIoseno temprano, lo que se debate en la cabeza del Presidente es otra cosa. Se enmarca en la dinámica de la administración pública, de su olfato político. Por ende, Andrés Manuel no barrunta sobre si Bartlett es inocente o no, tampoco si es un mal o buen bicho.

López Obrador lo tiene claro: Bartlett es de lo peor, pero por ello, sirve de demostración de cómo se hacen las cosas en los nuevos tiempos. Bartlett le seguirá dando “foco” y buena luz al Presidente. Por prescindible, esto es, reemplazable si se quema más de lo debido. Realpolitik, pues: pragmatismo puro que AMLO aplicará si don Manuel no resiste.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN

VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM 

@MALOGUZMANVERO

edp