Haz tu denuncia aquí

El antiinmigrante nacionalismo blanco

Patrick Crusius viajó centenares de kilómetros, desde Dallas hasta El Paso, para atacar a mexicanos

OPINIÓN

·
El ataque del sábado en El Paso fue posiblemente el mayor atentado hecho por un supremacista blanco en Estados Unidos en los últimos 50 años. En gran medida, el atacante estaba influenciado por ideas del "nacionalismo blanco" que ve a los inmigrantes como un peligro y, por supuesto, por los cambios que su presencia acarrea. Y no se puede desdeñar el impacto de la retórica que el presidente Donald Trump ha lanzado contra inmigrantes, especialmente latinoamericanos, los últimos tres años: de "animales" a "invasores", sin olvidar "asesinos", "violadores" y "narcotraficantes". Esos epítetos alimentaron a su vez leyendas urbanas como "la reconquista", la "conspiración mexicana" para recuperar territorios perdidos hace ya 160 años. Samuel Huntington, el filósofo proponente del "Choque de Civilizaciones", aseguraba que "ningún otro grupo inmigrante en la historia estadounidense ha hecho o podido hacer, un reclamo histórico sobre territorio de EU. Los mexicanos y los mexico-estadounidenses pueden y hacen ese reclamo". De acuerdo con información del Centro sobre Extremismo de la Liga Judía Antidifamación (ADL), el ataque del sábado es quizás el más grave perpetrado en EU por personas que hoy tienden menos a ser parte de grupos organizados —que existen— que "lobos solitarios" difíciles de localizar y con acciones difíciles de prevenir. Brenton Tarrant, el responsable de la matanza de medio centenar de musulmanes en la mezquita de Christchurch, en Nueva Zelanda, era un racista australiano que viajó solo para cometer su atentado. De la misma forma Patrick Crusius, el atacante del sábado pasado, viajó centenares de kilómetros, desde un suburbio de Dallas, hasta El Paso, para atacar a mexicanos y mexicoestadounidenses en una de las principales ciudades hispanas del país. En todo caso los ataques no se dan en un vacío. Está, por un lado, lo que bien podría definirse como un surgimiento global de "nacionalistas blancos" motivados por la idea de que los blancos "están siendo desplazados, en parte por los migrantes, en países que creen que deberían pertenecerles". Entre esos países, ciertamente están Estados Unidos, donde personas como Crusius creen que su forma de vida y su sociedad son amenazadas por la llegada de migrantes y con ellos del predominio del Partido Demócrata. El crecimiento del movimiento "nacionalista blanco", que aunque más antiinmigrante que racista termina en igual en formulaciones racistas, es mundial y se ha manifestado de hecho lo mismo en Noruega que en Rusia o Gran Bretaña, en Hungría que en Nueva Zelanda. De acuerdo con un reciente reporte del FBI, los supremacistas blancos no pertenecen a grupos específicos pero encuentran "en línea" congregaciones de personas de mentalidad similar con las cuales se retroalimentan y alimentan con la ira y el odio de los demás. POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX @CARRENOJOSE1 lctl