Haz tu denuncia aquí

¿Quién engaña a quién?

A pesar de que los empresarios prometieron invertir 32 mil mdd, hastala fecha se mantienen a la expectativa

OPINIÓN

·

El presidente Andrés Manuel López Obrador alardea que los empresarios más importantes del país (Carlos Slim, Alberto Baillères, Antonio del Valle junior, Germán Larrea, Daniel Servitje, et al), le han prometido que están dispuestos a jugársela por México; que no se van a ir del país a invertir en el extranjero y mucho menos van a sacar sus dólares, porque tienen plena confianza en el gobierno de la 4T.

Pero a sus espaldas, esos y otros empresarios echan pestes del gobierno; critican al gabinete de tiliches por su inexperiencia y su falta de visión; cuestionan las políticas públicas del gobierno en materia de inversión, seguridad, salud; critican el Plan Nacional de Desarrollo que elaboró el mismísimo Presidente, del que dicen que ni es plan y mucho menos impulsará el desarrollo del país; lamentan la falta de un Estado de Derecho, se quejan de la inseguridad y la violencia que existe en todo el país, de las extorsiones y de otras cosas horribles que están ocurriendo.

Ninguno de los ricardos se han atrevido a comentarle al Presidente que las acciones para apoyar la economía, anunciadas hace ocho días por la Secretaría de Hacienda, no van a impulsar el crecimiento económico, que, dicho sea de paso, seguirá siendo mediocre este año y el siguiente.

Tampoco le han expresado su opinión de que el crecimiento del 0.1% del PIB en el segundo trimestre que reportó el Inegi, está maquillado o fue un error estadístico.

La realidad es que a pesar de que hace un mes los empresarios le prometieron al primer mandatario que iban a invertir 32 mil millones de dólares, hasta la fecha la mayoría de ellos se mantienen a la expectativa y no han soltado ni un clavo. “Tenemos miedo”, confiesan algunos, pero de tarugos se lo vamos a decir en su cara, verdad. ¿Y entonces de qué hablan en las diversas reuniones, tanto públicas como privadas, que han mantenido en las últimas semanas?, preguntan los observadores.

Pues cuentan anécdotas, algunas picantes y divertidas, otras conmovedoras que hacen llorar a cualquiera, como la del señor Carlos Slim que le confesó que su papá tenía un negocito atrás de Palacio Nacional, y que, a pesar de la violencia en esa época revolucionaria, siempre se la jugó con México. Obviamente varios de los que han asistido a esos convites no le han contado los negocitos que la administración de Carlos Salinas de Gortari les puso en bandeja de plata, gracias a los cuales hoy son multimillonarios.

Así las cosas, el respetable quisiera saber quién está engañando a quién. ¿Los empresarios más ricos del país, quienes prometen que van a realizar cuantiosas inversiones para salvar el pellejo?

¿Los tiliches que integran el gabinete y le hablan al oído al Presidente para decirle que vamos a toda…?

Mientras se descubre a los mentirosos, la gente se está desesperando porque el ídolo de multitudes y líder de masas no está cumpliendo las promesas que hizo, ni dando los resultados que todos esperaban.

POR LUIS SOTO

LUISAGENDA@HOTMAIL.COM 

@LUISSOTOAGENDA

edp