Haz tu denuncia aquí

El certamen 'Aristegui” 4T

La única condición es hacerlo con la mayor objetividad y seriedad posible

OPINIÓN

·

Con desparpajo y en tono alegre, el presidente López Obrador ha aprovechado sus mañaneras de dos días para referirse a la prensa. Buscando disipar rumores —y nunca en plan de broma— tocó las dos aristas más extremas y las más serias que se cuestionan de la relación medios-gobierno.

La primera. Tras anunciar un nuevo acuerdo alcanzado por la CFE y empresas con respecto a los gasoductos y para continuar acallando supuestos trascendidos (cortesía de Raymundo Riva Palacio) en el sentido de que reporteros estarían recibiendo dinero de actores empresariales para hacer preguntas a modo en las conferencias de prensa, AMLO espetó un: “¿A poco la prensa no aplaude?”

Quizo indicar —no sé si con razón— que se vale y hasta se espera que los medios también aplaudan y reconozcan lo que él considera “buenas nuevas” sin que por ello se trate de prensa vendida o chayotera (noticias positivas, vale aclarar, producto de un problema causado por su propio equipo; en este caso se lo tenemos que “agradecer” a Manuel Bartlett).

La segunda. Ayer miércoles dijo que el gobierno que él encabeza no tuvo “...nada que ver con la salida de Carlos Loret de Mola de Televisa”, como se ha rumorado, y aprovechó para rechazar de tajo la absurda propuesta del PT de regular a los medios de comunicación (aparentemente estos se han vuelto una “arma letal” de la derecha mexicana).

Lo anterior me lleva a la propuesta; creo que resultará atractiva: que la 4T organice un concurso para disputar el título de “la Carmen Aristegui” del sexenio. Sobrarán aspirantes.

La lista la encabezaría el reportero, Loret de Mola, pero pisándole los talones tendríamos varios prospectos; Ciro Gómez Leyva o Pablo Hiriart. Juan Pardinas podría haber sido un contendiente formidable, pero desde que es director del Reforma y ya no escribe su columna, queda descartado (aunque no deja de influir en ese crítico rotativo).

En la disputa están sin duda Carlos Marín, Rafael Pérez Gay y Héctor Aguilar Camín.

Me apena que las candidatas del género femenino no le han puesto el mismo ahínco que los varones. Ya se verá si eso cambia.

La única condición para disputar el lugar que ocupó Carmen Aristegui durante la administración peñista es hacerlo con la mayor objetividad y seriedad posible. Vaya, extiendo una invitación al periodismo mesurado y responsable; crítico, pero basado en hechos, sin inventos ni estridencias.

Aprovechen contendientes. Ya dijo el Presidente que su gobierno no irá tras los periodistas, como en otros tiempos. Señaló que se mantendrá al margen de los procesos internos de las empresas de medios y nunca presionará para que despidan trabajadores.

De lo que sí NO hay garantía —como ocurría en pasadas administraciones— es que los dueños de los medios toleren a sus empleados cuando erróneamente crean que, para que sus negocios florezcan, sus periodistas deben hacerle la barba a Andrés Manuel en lugar de criticarlo sanamente y cómo es debido...

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN

VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM 

@MALOGUZMANVERO

edp