Haz tu denuncia aquí

Los frentes de Israel

La necesidad de estar alerta en varias zonas a la vez no es nueva para Israel. Pero en la última semana, ha sido especialmente dura

OPINIÓN

·

El viernes último, una jovencita israelí de 17 años murió en un atentado palestino, al estallar una carga explosiva junto al manantial al que estaba yendo a bañarse junto a su padre y su hermano –ambos resultaron heridos– cerca de la comunidad de Dolev, en Cisjordania.

Por otra parte, por undécima vez en tres semanas, fueron disparados el martes desde Gaza proyectiles hacia Israel. Hace pocos días, fue dramático ver la escena de miles de personas corriendo a resguardarse cuando participaban en un festival al aire libre en la ciudad de Sderot y súbitamente comenzó a sonar la alarma indicando que cohetes de Gaza estaban en camino al lugar. Y en segundos, la batería antimisiles Cúpula de Hierro interceptó uno de ellos sobre la cabeza de la gente, en imágenes realmente inolvidables.

Y el sábado, tras un ataque en territorio de Siria, Israel confirmó que ello había sido obra suya, por una razón muy clara: desde el lugar atacado, iba a ser lanzado un atentado con drones iraníes armados con explosivos, contra distintos puntos de Israel.

El común denominador en todos estos puntos, es el hecho que elementos extremistas que odian a Israel, están dispuestos a sacrificar los intereses de su gente a fin de atacar al Estado judío.

El más complejo y de mayor potencial destructivo, es el frente ante Irán, que ya es abierto y claro, aunque no se trate por ahora de una guerra de amplia envergadura. Abierta y total aún no, pero sí una guerra ya declarada.

De fondo, hay una guerra más amplia aún: el intento de la República Islámica de Irán de convertirse en la fuerza hegemónica en la región, con una ideología islamista chiita como la de los Ayatollas herederos de Khomeiny. Desde el Golfo Pérsico hasta el Líbano, quieren instalar una fuerza chiita dominante, por lo cual Irán es visto como una amenaza central por parte de los Estados árabes sunitas, muy especialmente los del Golfo Pérsico.

Pero de hecho, lo que es una guerra dentro del propio Islam, cuenta con el rol protagónico de Israel, como quien más combate los planes iraníes, porque tienen una dimensión directa de amenaza al Estado judío, aunque los Ayatolas piensan mucho más allá de ello.

Esta lucha no deriva de la ideología del régimen iraní contra la existencia misma de Israel, sino de los pasos que da para amenazarle. La paulatina instalación militar de Irán en territorio sirio, de modo que la amenaza a la seguridad de Israel es sobre su frontera misma, es desde hace tiempo una seria luz roja ante Israel. Durante los últimos años, han sido numerosos los ataques israelíes a posiciones iraníes en Siria-muchos reivindicados y muchos otros no- y en cada uno de ellos fueron destruidos misiles y armamentos importantes que estaban destinados a Hezbolá, el brazo de Irán en Líbano. Algunos de los cargamentos fueron frenados cuando ya se hallaban en camino. Pero está claro que Israel no ha logrado frustrar todos esos esfuerzos iraníes, aunque sí los ha demorado.

Hezbolá tiene hoy un enorme arsenal misilístico capaz de cubrir la totalidad del territorio de Israel. Irán continúa intentando e Israel, por su parte, sigue tratando de frustrar ese esfuerzo.

POR JANA BERIS
PERIODISTA


lctl