Haz tu denuncia aquí

El regreso a clases en la 4T

La ocurrencia no sólo es evidente, también queda plasmada en los documentos que entrega la SEP a las escuelas

OPINIÓN

·

Como cada año, alrededor de 25 millones de niñas y niños regresan a las aulas para iniciar un nuevo ciclo escolar y preparase para construir su camino. Sin embargo, este inicio de clases es distinto, estamos ante el primero que enfrenta el gobierno de López Obrador y al igual que en todas sus acciones se ven dos características claras: la ocurrencia y la mediocridad.

Para empezar, la SEP iniciará clases sin cumplir con su obligación de entregar 100% de los libros de texto y sin importar si la razón fueron los problemas de licitación o cualquier otra cosa, el hecho es que no están empezando bien. Lo mismo pasa con los programas académicos en donde los alumnos de primero y segundo de secundaria seguirán con el plan y programa de estudios de 2017, pero los de tercero se irán al plan y programa de 2011, para cumplir con el desfachatado objetivo del actual gobierno de “derogar la reforma de Peña Nieto”. La ocurrencia no sólo es evidente, también queda plasmada en los documentos que entrega la SEP a las escuelas y en acciones como impartir talleres a los maestros sobre “la nueva escuela mexicana”, propuesta que no ha sido aprobada en el Congreso y que tiene un tinte más político y de adoctrinamiento, que educativo.

Las leyes secundarias de la Reforma Educativa que se aprobó en mayo pasado todavía no están terminadas y mientras hay una evidente “mesa invisible” en donde Morena está negociando con los sindicatos (que a esos sí se les podría llamar “la mafia del poder”), los partidos de oposición estamos planteando iniciativas que abordan los temas en donde fue omisa la reforma constitucional, como el federalismo y la transparencia en las plazas.

Los diputados de Acción Nacional hemos exigido constantemente que se escuche a todos los involucrados del sector educativo: a los maestros, a los especialistas, a las organizaciones de la sociedad civil, a los académicos, a los padres de familia e incluso a los alumnos. Para iniciar el debate con propuestas presentamos dos iniciativas muy claras para regular el Centro para la Mejora Continua de la Educación (que es la institución que suple a la Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación) y el Sistema para la Carrera de los Maestros.

En la propuesta que presentamos de “Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros” atendemos uno de los temas más importantes de la reforma: la asignación de plazas. Los procesos deben ser públicos, transparentes, equitativos e imparciales, y debe existir un sistema integral de formación, capacitación y actualización para los docentes. En el caso del Centro de Mejora Continua de la Educación es lamentable que no haya sido aprobado como órgano autónomo en la reforma constitucional, pero tiene muchas ventajas y puede ser un organismo que realice evaluaciones diagnósticas del Sistema Educativo Nacional y que respete el federalismo. Se ha iniciado un nuevo ciclo escolar y es la educación la que hasta el momento está totalmente reprobada. Un país que no ve por la educación es un país que no está viendo por su futuro.

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS

DIPUTADO FEDERAL & COORDINADOR DEL PAN

@JCROMEROHICKS

edp