Haz tu denuncia aquí

La Ilógica

TOMÁS BOY, técnico del guadalajara, TILDA DE CIRCUNSTANCIAL A UN JUEGO QUE en la realidad NO ES TAN AZAROSO

OPINIÓN

·

Nuevamente sorprende que un hombre que sabe tanto de futbol, como Tomás Boy, vuelva a hacer una declaración conceptual tan ilógica y errática.

Recientemente, el técnico del Guadalajara aseguró que un penal es un “volado”, cuando para cobrarlo se requiere de seguridad y buen golpeo de balón.

Además, el tirador tiene toda la ventaja sobre el portero, por muy bueno que éste sea, considerando el tamaño de la portería, la velocidad del disparo y su colocación, por lo que no puede ser como lo describe el timonel.

Esta vez, Boy se despachó con la cuchara grande al afirmar que “todo en el futbol es circunstancial”. Falso.

Si bien es verdad que el juego con un esférico que rebota y viaja en distintas direcciones puede resultar azaroso, hay muchas cosas que se practican repetidamente y hasta el cansancio para que puedan salir bien, con poca probabilidad de falla durante los partidos.

Extraña que un hombre que en sus tiempos de jugador dominó perfectamente la técnica, hasta convertirse en un crack de época, pueda tener una ocurrencia de este tipo con respecto a esta jugada.

Es verdad que lo circunstancial está emparentado con lo casual. Y si bien es cierto que en el deporte de las patadas puede haber casualidades, en gran medida el éxito se debe a las causalidades.

ATINADO

Por otra parte, el llamado Jefe aseveró que Oribe Peralta llegó al Guadalajara no necesariamente para encargarse de meter goles, sino para apoyar con otras funciones.

Eso está claro. Hace mucho tiempo que Oribe dejó de ser un centro delantero goleador para convertirse en un atacante muy completo que se sacrifica, juega de espaldas y puede hacerlo fuera del área.

Quien espere muchas anotaciones de Peralta en este torneo con el conjunto rojiblanco, que lo haga sentado.

VICIOSOS

Los árbitros son unos viciosos porque van mucho al VAR.

El videoarbitraje se está utilizando de forma indiscriminada en el torneo mexicano.

Como no confían en sus propias decisiones, se refugian constantemente en el VAR para curarse en salud.

El fin de semana pasado, en la Jornada 5 del Apertura 2019, hubo un partido con 30 faltas. Si a eso agregamos hasta cinco visitas a la pantallita para ratificar o rectificar decisiones, el resultado es una gran cantidad de encuentros tijereteados que en nada ayudan para la fluidez del espectáculo deportivo.

POR HERIBERTO MURRIETA

BLASONESHM@GMAIL.COM

TWITTER: @BETO_MURRIETA 

INSTAGRAM: HERIBERTO.MURRIETA