Haz tu denuncia aquí

Landau y la relación EEUU-México

Hay mucho que celebrar en la relación con México, que se pierde en medio de la discusión de los desafíos

OPINIÓN

·
Nuestra relación con México es única en su impacto directo en la seguridad y la prosperidad del pueblo estadounidense". La declaración de Christopher Landau, ahora embajador de EU en México, durante su audiencia de confirmación, ilustra la interdependencia que colorea y califica la relación entre los dos países y los dilemas que enfrentan sus gobiernos, que crecerán deseosos de ser autárquicos, pero chocan con la realidad de la integración. Como dijo el propio Landau es esa audiencia, "nuestra relación con México es de una importancia y complejidad primordial". Landau, un abogado sin experiencia diplomática, pero con historia familiar ligada tanto con la diplomacia como con la migración, fue propuesto por Jared Kushner, el asesor y yerno del presidente Donald Trump, y es por tanto una ruta directa entre México y Casa Blanca, al igual que la embajadora Martha Bárcena es entre Washington y Palacio Nacional. Ambos embajadores podrían conmiserarse del problema común: jefes de gobierno sin interés real en lo internacional –aunque por razones políticas Trump es el verdadero rector de la política hacia México– y jefes formales ansiosos de consolidarse internamente. La relación entre Estados Unidos y México es considerada como interméstica, o sea internacional con impacto doméstico. Landau recordó que "compartimos un límite de casi (3,200 kilómetros)... Más de 10 por ciento de todos los estadounidenses, unos 36 millones de personas, son de origen mexicano". Para él, "hay mucho que celebrar en nuestra relación con México que a menudo se pierde en medio de la discusión de los desafíos", que incluyen "salvaguardar la soberanía estadounidense y garantizar el estado de derecho en la frontera", una labor que definió como "un trabajo enorme que involucra a muchas agencias". Se espera que Landau, que cumplirá 56 años de edad en noviembre, asuma el puesto en septiembre u octubre, y al menos según sus intenciones declaradas, subraye  la necesidad y la importancia de la cooperación bilateral. "Ninguno de los dos países puede resolver el desafío de la inmigración ilegal solo", dijo. Otra prioridad será la cuestión de las drogas ilegales, que afecta tanto a estadounidenses como a  mexicanos y que es un área de interés compartido por los dos gobiernos. Landau hizo el compromiso de centrar su labor en el  fortalecimiento de la asociación en la lucha contra las drogas, en especial el fentanilo, la heroína y la metanfetamina.  Parte del tema de seguridad es la protección de los millones de ciudadanos estadounidenses que viven y visitan México.  "Cuando estaba en la universidad, el libro principal sobre las relaciones entre EE.UU. Y México se llamaba "Vecinos distantes" (Alan Riding). Solíamos estar de espaldas unos a otros. Ahora, el libro principal se llama "Vanishing Frontiers" (Fronteras Desvanecientes; Andrew Selee), y México se convirtió recientemente en nuestro mayor socio comercial del mundo". POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX @CARRENOJOSE1 lctl