Haz tu denuncia aquí

Los 5 nuevos rostros de la Unión Europea

La UE es una construcción de complejidad institucional que a veces ni los propios europeos entienden

OPINIÓN

·

El nuevo ciclo político que se inició este mes en la Unión Europea (UE) ya tiene nombres que nos acompañarán, probablemente, durante los próximos cinco años.

La UE es una construcción de gran complejidad institucional que a veces ni los propios europeos entienden. Por ello son tan importantes las personas que ocupan los puestos más altos en esta organización. De su desempeño y liderazgo dependerá en gran parte el futuro de la UE y su imagen dentro y fuera de sus fronteras. Pero éste no será un ciclo político sencillo.

A pesar de que en las elecciones al Parlamento Europeo la extrema derecha consiguió solamente un poco más de 10% de escaños, esta institución tendrá que lidiar con muchos desafíos que vienen tradicionalmente de sus entrañas.

En el rol de apaciguar los ánimos, se estrenó el 2 de julio David Sassoli, un diputado italiano socialdemócrata, elegido su presidente por dos años y medio. Será, sin duda, un contrapeso a la extrema derecha italiana.

Por otra parte, el actual presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, será sustituido por Charles Michel, el primer ministro de Bélgica, conocido por su capacidad de generar consenso entre los socios difíciles. Esta habilidad le ayudará a construir acuerdos entre todos los jefes de Estado y de gobierno de los países miembros que forman parte de esta institución responsable de marcar la dirección de la integración europea.

La Comisión Europea, es decir, la burocracia encargada de implementar las políticas europeas a través de más de 30 mil funcionarios, se quedará en las manos de Ursula von der Leyen, quien fue ministra de defensa en el gobierno de Ángela Merkel.

El Parlamento Europeo debe ratificarla a mediados de julio.

El mismo camino de la aprobación parlamentaria le tocará a Josep Borrell, antes ministro de relaciones exteriores de España, y actualmente candidato al puesto del alto representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad, en sustitución de Federica Mogherini.

Finalmente, el nombre de mayor peso es Christine Lagarde, actual jefa del Fondo Monetario Internacional, quien el 1 de noviembre asumirá como presidenta del Banco Central Europeo.

Pero más allá de los cinco nombres, la Unión Europa es, sobre todo, un juego de poderes en el que participan sus países.

Si analizamos los nombramientos desde esta perspectiva, nos resultará muy evidente que Europa intenta regresar a sus orígenes. Al fin y al cabo, los puestos más importantes serán ocupados por los representantes de Alemania, Bélgica, Italia y Francia, los países fundadores de la UE, a los que se suma España, como un buen alumno de la integración europea.

Se podría decir que se consiguió un equilibrio perfecto entre los países pequeños y los grandes.

Lo que faltó es la representación de los países de reciente integración en la Unión Europea. En este ciclo político, la Europa Central, que durante los últimos años ha intentado ir a contracorriente de sus vecinos occidentales, no tendrá visibilidad en los principales puestos europeos.

POR BEATA WOJNA

PROFESORA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL ITESM

@BEATAWOJNA