Haz tu denuncia aquí

Sufrir de más

La Selección Mexicana se complicó la existencia ante ese digno rival que fue el conjunto de Haití

OPINIÓN

·
Vimos a un equipo nacional con posesión, insistente, machacón, pero con poca fineza en el último tercio. Volvió a brillar la gambeta del siempre encarador y vertical Rodolfo Pizarro, que para mi gusto es el nuevo crack del futbol mexicano. Gerardo Martino metió en el segundo tiempo a Uriel Antuna, que con sus largas galopadas por la banda derecha puso en aprietos a la defensiva caribeña. Raúl Jiménez tuvo el acierto de regresar a su estilo al cobrar el penal que el árbitro correctamente marcó en el primer tiempo suplementario. El Tatatri tendrá que dejar atrás la espesura de sus elaborados avances y buscar mayor claridad en sus ataques en la gran final del próximo domingo, en Chicago. GRAN PASO Héctor Herrera llega al Atlético de Madrid. ¿Pudo haber participado en la Copa Oro, mientras se cerraba su contratación con la escuadra colchonera? Efraín Flores nos decía ayer que poco antes de debutarlo en la Primera División, Herrera le había confesado que tenía ganas de retirarse, y regresar a su natal Rosarito, Baja California. Por fortuna, Herrera no cejó en su empeño y se ha convertido en uno de los grandes referentes del balompié mexicano a nivel internacional. Sus características (fuelle, entrega y recorridos) seguramente encajarán en el Atlético garrudo, de Diego Simeone. HH tiene una gran dinámica, y por si fuera poco, posee llegada y gol. Es un jugador con sacrificio, que ha crecido mucho en el futbol de El Viejo Continente. Hoy firmará su contrato y seguramente su presentación se llevará a cabo mañana en la capital del oso y el madroño. Este fichaje llega en momentos donde, a decir del acreditado periodista David Medrano, ya no volverá a ser llamado a la Selección por el técnico Martino. TRISTEZA Reír es un ejercicio extraordinariamente saludable. ¡Vida nueva en cada carcajada, tiempo perfectamente aprovechado! El chispeante Enrique Muñoz tenía el gracejo, la puntada oportuna, la grosería en voz baja, casi mascullada, que a nadie ofendía. Me entristece mucho su partida, ocurrida la semana pasada. Su participación con Esteban Arce era sencillamente genial, sobre todo, en la radio. Ocurrente y agudo, tenía un sentido del humor único y dominaba el lenguaje coloquial, el de las calles de la ciudad. Poca gente sabe que Quique era un buen aficionado a los toros. Siempre estaba pendiente de las corridas por televisión, y hace no mucho tiempo, me acompañó al callejón de la Plaza México, junto con Eduardo Salazar. Un buen hombre y buen amigo. ¡Gracias por hacerme reír tanto! Por HERIBERTO MURRIETA