Haz tu denuncia aquí

Estados fallidos

Los programas de desarrollo económico en la región centroamericana arrojarían resultados a largo plazo

OPINIÓN

·
La mara recluta niños, y el que se oponga se atiene a las consecuencias. En Centroamérica, un hombre y su familia reciben amenazas del grupo delictivo y les exigen entregar a sus hijos a la mara; uno de siete y otro de 12 años. El padre se niega rotundamente a separase a de ellos. En la primera oportunidad los integrantes de la banda desaparecen al niño pequeño y envían a la madre y al padre fotografías del menor descuartizado. La familia aterrorizada y con el profundo dolor en su corazón huyen de su población y lo abandonan todo. Una mujer llega hasta el punto donde el famoso tren parte con rumbo al norte de México. Ahí da la bendición a su hijo de ocho años y lo envía con desconocidos con destino a Estados Unidos. La madre de familia es cuestionada por sus actos: ¿por qué abandona a su hijo a su suerte en esa estación y con personas que no son de su familia? Con angustia, la mujer justificó que de que se lo maten a la puerta de su casa a que muera en el intento de huir de ese infierno, prefiere enviarlo solo; con suerte y logra salvar la vida. Estas dos historias reales las vivió Irineo Mujica, director de la organización no gubernamental Pueblos sin Fronteras, quien de manera contundente estableció que la principal causa del éxodo, más que migración que se experimenta desde Centroamérica y a través del territorio mexicano es la violencia por encima de la pobreza. Con un tono franco y abierto Irineo me dijo: “De que sirve tener comida si sabes que en cualquier momento el gobierno o la misma mara matará a tu familia”. Irineo asegura que esa es la razón del por qué la migración de niños solos ha crecido en 132 por ciento en la primera parte de este año ante la exacerbación de la violencia en tres países: Honduras, El Salvador y Guatemala. Hasta el momento el enfoque de solución para el fenómeno migratorio lo ha concentrado gobierno mexicano en el rubro económico, con la lógica de que, con oportunidades, los jóvenes preferirían el trabajo que unirse a grupos delincuenciales. La realidad es que los programas de desarrollo económico en la región arrojarían resultados a largo plazo; altamente probable que no lo vea la presente administración y sin tener la certeza de que la estrategia reduzca la violencia. Mientras tanto, los migrantes siguen fluyendo por territorio nacional. Algunos se quedan, otros regresan a sus países de origen y aún con los ofrecimientos del gobierno mexicano, los migrantes huyen de sus gobiernos fallidos y solo desean entrar y trabajar en Estados Unidos; no les interesa México y Donald Trump no los quiere en su país. Todo indica que los desplazados llegaron para quedarse aquí.

***

Ojos que sí ven: Martí Batres quiere reelegirse como presidente de la Mesa Directiva del Senado, pero me cuentan que sus apoyos no le alcanzan. Si a esto sumamos que Ricardo Monreal no apoyará a ningún candidato, la elección en tres semanas será de pronóstico reservado.

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA

JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM 

@JESUSMARTINMX

edp