Haz tu denuncia aquí

Guangzhou

La ciudad se ha convertido en una región dinámica gracias a las zonas de desarrollo económico y tecnológico

OPINIÓN

·
Guangzhou se encuentra al Sur de la República Popular de China y es la capital de la provincia de Cantón donde habitan alrededor de 13 millones de personas; es la tercera ciudad más importante de China sólo después de Beijín y Shanghái. Por su ubicación en el sur de China se ha convertido en los últimos años en una región dinámica económicamente hablando gracias a las zonas de desarrollo económico y tecnológico; y su zona de libre comercio Es una ciudad vibrante; no me equivoqué en escogerla cuando las autoridades de Ministerio de Defensa de China me pidieron que seleccionara tres ciudades para realizar una visita oficial de siete días. Sé que cuatro días no son suficientes para ser experto de un lugar, pero sí te da la idea de su gente, comida y la energía que desprende del lugar. A diferencia de otras ciudades chinas en las que he estado, en Guangzhou encontré gente muy amistosa, sonriente y más amable de lo que esperaba. "Esto se debe a que esta región desde la dinastía Ming, ha estado expuesta a la presencia de extranjeros; de aquí se organizaron expediciones y misiones comerciales marítimas al mar Rojo, Asia y África; podemos decir que su puerto fue parte de la estrategia marítima de la vieja ruta de seda en su versión marítima" dijo el guía. La isla, que hoy es una atracción turística, ha logrado conservar su arquitectura europea y le da un toque del pasado en una ciudad que se ha modernizado y construido edificaciones nuevas. El claro ejemplo de esto es la zona "New Town" construida a la orilla del río Perla y que además de los rascacielos del sector financiero, alberga la opera, la nueva biblioteca y el museo de arte popular, sin mencionar la hermosa torre de TV o de Cantón que alcanza los 618 metros de altura Al ver todo ello, no pude evitar la comparación con lo que pasa en nuestro país que se encuentra en plena transición hacia lo que llaman la "4T", que por una razón u otra, no ha podido despegar ni siquiera con la construcción (detenida) del aeropuerto alterno en Santa Lucía. Los sentimientos de coraje, tristeza y melancolía me invadieron al enterarme de que todo lo que estaban apreciando mis ojos se ha hecho en menos de nueve años. Sé que México no es China, pero una lección nos deja este país que en menos de 20 años ha mantenido un crecimiento sostenido del más del seis por ciento anual, sacado a 350 millones de personas de la pobreza y que aspira a ser un actor internacional hegemónico a través de sus estrategias de su programa de la nueva ruta de la seda, el multilateralismo y la gobernanza global. De los elementos culturales, económicos y políticos que ayudaron a catalizar esto, hablaremos en nuestras siguientes entregas. Mientras tanto, me quedo con una reflexión de una chica cantosea que nos acompañó en las visitas "a nosotros no nos interesa la política; estamos ocupados en hacer dinero, por eso somos más prósperos". Quizá eso es lo que tendríamos que impulsar en el país: menos grilla y más generación de riqueza y equidad. Más aún cuando la política pública del país va en el sentido contrario; la desaparición del Inadem es una prueba de ello.

POR ADOLFO LABORDE *Analista internacionalista ADOLFOLABORDE71@GMAIL.COM