Haz tu denuncia aquí

Rumorología

Hay quienes se prestan a seguir con el ruido. Pareciera, con alguna intención detrás

OPINIÓN

·
En la búsqueda del poder, las grillas y golpes bajos están normalizados, pero lo que ocurre en el entorno del presidente López Obrador tiene que ver más que con el choque de visiones, con la búsqueda de posiciones. En su equipo concurren diferentes líneas de pensamiento, hombres y mujeres con distintas trayectorias y grados de cercanía con el Presidente, pero también con diferentes intenciones de ocupar carteras relevantes. Hay grupos de poder, y hay grupos que buscan acrecentar su poder, a costa incluso de ir en contrasentido del gobierno federal o de las prioridades del propio López Obrador, e incluso golpeándolo.

***

Los rumores están desatados. Hay quienes alimentan, por ejemplo, desde hace meses, que Olga Sánchez Cordero ha renunciado más de una vez a Gobernación, o que Marcelo Ebrard ha hecho lo propio en Relaciones Exteriores. Ambas filtraciones parecen venir más de ambiciones personales que de hechos reales. Extrañamente hay quienes se prestan a seguir con el ruido. Pareciera que con alguna intención detrás. ¿Quién se traga que el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, por ejemplo, ingenuamente preguntó si la secretaria “ya había renunciado” la semana pasada, para inmediatamente después desearle “lo mejor” a su amiga? Ahora el ruido apunta hacia la Oficina Presidencial. Los incesantes rumores, alimentados por quienes resultaron heridos con la renuncia de Carlos Urzúa a Hacienda, apuntan a la salida de Alfonso Romo. En su lugar llegaría el Consejero Jurídico del presidente, Julio Scherer, y el actual Jefe de Oficina iría a una secretaria. Economía es la más mencionada. Se ha dicho una y otra vez que están por salir del gabinete el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú o la de Energía Rocío Nahle. Puros rumores. Si alguien se quiere ir, se va. Ahí está la salida de Urzúa, que dejó una estela de polémica. Lo cierto es que más allá de los hombres y mujeres que lo integran, AMLO es el gabinete. Todos los que lo integran, fusibles cambiables. También es un hecho que hay, en más de una secretaría, poderosos subsecretarios que parecen tener más juego que los propios titulares. Ariadna Montiel, en Bienestar, por ejemplo, donde también despacha el influyente Gabriel García Hernández. Ambos lucen más robustos que la secretaria, María Luisa Albores. Otro caso es el de Alejandro Encinas en Gobernación, secretaría cuya agenda se recarga en los Derechos Humanos, tema que cae en su cancha. En Economía, Romo es una especie de supra secretario que no pocas veces rebasa a Graciela Márquez.

***

El 9 de marzo, de gira por Jalisco, López Obrador parecía detestar la grilla y rumorología. “Ya chole la politiquería, la grilla, ya me tiene hasta el copete”, dijo. En los hechos, parece que deja correr rumores, permite el juego de vencidas y avala el choque en su gabinete, quizá como parte de la ‘selección natural’.

***

-Off the record: Pero no es exclusiva del gabinete. La que se traen Ricardo Monreal y Martí Batres, por la presidencia del Senado, es de pronóstico reservado.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN

M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM

@MLOPEZSANMARTIN