Haz tu denuncia aquí

¿Quién se aprovecha de la Fórmula 1?

Bardahl registró a nivel mundial la marca Fórmula 1 para el mercado de aceites y no para las carreras de autos

OPINIÓN

·

La firma holandesa Formula One Licensing, organizadora del Gran Premio de México, es una de las empresas que podría sorprenderse por resoluciones que sólo podrían presentarse en países como México. Todo inicia en octubre de 1979, año en que Bardahl de Sergio Díaz Gómez obtuvo los derechos de la marca Fórmula 1 en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI-folios 234350 y 234821) para comercializar productos químicos e industriales que incluyen aditivos para combustibles de motores de vehículos e industriales.

El Gran Premio de la Fórmula 1 se lleva a cabo desde 1950, razón por lo cual es sorprendente que el IMPI de aquellas épocas no reservara una marca reconocida a nivel mundial y más si detrás de este asunto está Bardahl de México, empresa que siempre busca dirimir temas de marcas para sacar algún provecho.

Bardahl registró en el mundo, la marca Fórmula 1 para el mercado de aceites y no para las carreras de autos, como si existieran diferencias abismales en el mismo sector, por lo que no dude que el IMPI que dirige Juan Lozano indague a fondo los beneficios que obtuvo en temas de marcas la empresa de uno de los mejores amigos del expresidente Vicente Fox.

Muestra de estas argucias legales, las conoció Disney de Robert Iger, empresa a la que Sergio Díaz reclamó el parecido de Rayo McQueen al famoso “Carrazo”, caricatura que en 1976 utilizó Bardahl para promocionar sus productos. Fórmula 1 de Bernie Ecclestone, la cual realizará en octubre la quinta edición del Gran Premio en México, argumenta que su relación con la organización de carreras automovilísticas tiene mayor relevancia a nivel mundial, pero desafortunadamente en nuestro país parece que nadie puede ganarle un juicio de marcas al poderoso Sergio Díaz Gómez.

CON PODER INMOBILIARIO

El sector inmobiliario en México tiene una nueva apuesta: invertir desde 100 pesos y por metro cuadrado en proyectos ubicados en cualquier parte del país.

De ahí que la empresa PM2.mx, de Santiago de la Rosa, haya lanzado la plataforma de inversión PM2, a través de la cual es posible apostar por propiedades residenciales, comerciales y para oficina.

Constituye una plataforma de crowdfunding inmobiliario que conecta a personas que quieren invertir con desarrolladores inmobiliarios, y donde los inversionistas invierten en inmuebles por metro cuadrado.

Todo inicia cuando los desarrollos son registrados en la plataforma por PM2 después de realizar un análisis de su viabilidad financiera y comercial. Al terminar la construcción de la propiedad, ésta se vende a precio de mercado (más elevado al precio de pre-venta); y PM2 los entrega a cada inversionista. Este esquema de negocios está enfocado en inversionistas no sofisticados, en personas físicas de clase media alta y media alta que depositen entre 100 y 500,000 pesos, y que tengan entre 25 y 45 años.

POR ENGGE CHAVARRÍA

ENGGE.CHAVARRIA@HERALDODEMEXICO.COM.MX

@ENGGECHAVARRIA