Haz tu denuncia aquí

Crisis en la 4T

La dimisión de Urzúa a Hacienda, y el albazo del Congreso de BC a favor de Bonilla, parecen hechos inconexos, pero...

OPINIÓN

·
Dos acontecimientos que parecen inconexos, pero no lo son, marcaron la agenda pública del país en las últimas horas. El primero y el de mayor impacto, porque puso nerviosos a los mercados, fue, sin duda, la renuncia de Carlos Urzúa como secretario de Hacienda. El segundo, que para muchos pasó inadvertido, fue el albazo que dio el Congreso de Baja California para ampliar de dos a cinco años el periodo de gobierno. Desde el arranque del gobierno de López Obrador han sido constantes los rumores sobre cambios y renuncias en el gabinete. Se llegó a mencionar la salida de Marcelo Ebrard, Olga Sánchez Cordero y hasta Alejandro Gertz, pero nunca se mencionó, ni siquiera en radio pasillo, la salida del responsable de las finanzas públicas. Es más, en privado, más de un integrante del gabinete se quejó amargamente de la forma en la que Urzúa manejaba el presupuesto federal y la política económica. No había funcionario que no hablara de la falta de recursos y del dique en el que se había convertido Hacienda. El primero en hacerlo público fue Germán Martínez. Al renunciar al IMSS acusó, sin dar nombres, a funcionarios de Hacienda de “injerencia perniciosa” y calificó como inhumano “ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud”. En aquel momento todos le pusieron nombre y rostro al villano favorito del gabinete de la 4T: Carlos Urzúa. Ayer, con su renuncia, el ahora ex titular de Hacienda demostró que el villano era otro. Muchos voltearon al despacho principal de Palacio Nacional, pero otros más empezaron a buscar a los funcionarios sin experiencia que han tomado decisiones sin contar con sustento, como acusó Urzúa en su carta de renuncia. Y ése, dice gente cercana a la Presidencia, ha sido un denominador común. Prácticamente todos los secretarios están atados de manos porque les metieron en cargos de menor nivel a muchos amigos del Presidente que no los dejan trabajar. Y de eso nadie ha dicho ni pío.

•••

En el caso de la ampliación del periodo de gobernador en BC, el consejero electoral Marco Baños la describió así: “Atenta contra la institucionalidad democrática, el voto ciudadano y la ética pública. Parece una broma sacada de la Ley de Herodes”. La mayoría de los diputados que votaron por esa medida son del PAN y su dirigencia nacional percibe que hubo gato encerrado. En un principio atribuyeron la maniobra al gobernador saliente, el también panista Francisco Kiko Vega, por los malos antecedentes de su gobierno y por el afán de lograr inmunidad. Sin embargo, el secretario de gobierno estatal, Francisco Rueda, anunció que vetaría la reforma. Hasta ayer por la noche no había claridad sobre el autor intelectual del madruguete legislativo. Lo único claro es que habría sólo un beneficiario: el morenista Jaime Bonilla.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema”. POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO ALFREDO.GONZALEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX  @ALFREDOLEZ