Haz tu denuncia aquí

El round Bertha vs. Yeidckol

Más que un legítimo acto de manifestación de apoyo, dicen que es una declaración de principios

OPINIÓN

·

El próximo fin de semana, en el Estado de México habrá una demostración de fuerza a favor de una de las aspirantes a la presidencia del Movimiento Regeneración Nacional, Morena. Pero más que un legítimo acto de manifestación de apoyo, dicen que es una declaración de principios (o de guerra) sobre lo que la militancia mexiquense de ese partido quiere de su dirigencia nacional.

El domingo, en Tlalnepantla, grupos morenistas sostendrán un mitin en la plaza central del municipio que gobierna Raciel Pérez Cruz para manifestar su apoyo a Bertha Luján, rumbo a la renovación de la dirigencia nacional de Morena.

Luján es una de las personas más cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador desde que estaban en el gobierno del entonces Distrito Federal. Ella fue su contralora y en ella recayeron varios asuntos de relevancia en ese sexenio. Luján fungió el papel de ser los ojos de AMLO, el hombre más exigente respecto a enterarse y atajar los actos de corrupción de su gobierno, que ninguno otro que haya pisado el GDF. Confía a ciegas en ella.

No sólo por la legítima disputa del cargo, Luján se presenta como un polo opuesto a Yeidckol Polevnsky, que quiere mantener otro periodo la presidencia del partido. Cada una de ellas representa las dos principales posturas encontradas en el morenismo del Edomex. Polevnsky, por ejemplo, ha defendido al grupo de diputados que promovió el incremento de un impuesto en la entidad (los derechos vehiculares), fuera de la promesa de campaña del partido de no incrementar ni crear nuevos tributos.

Y Luján ha manifestado públicamente que los diputados se equivocaron y que deberían aceptar el yerro, así como la sanción que les impuso Morena de suspender temporalmente sus derechos partidistas, en lugar de haber recurrido al Tribunal Electoral, ventilando asuntos (y reyertas) domésticos.

Hoy, Luján tiene más peso dentro de la 4T que Yeid-ckol: es la presidenta del Consejo Político Nacional de Morena, el mayor órgano colegiado de decisión del partido, con más peso específico para dirimir el futuro de la organización que la presidencia. Además, Bertha Luján ha logrado tener presencia en el gabinete: colocó a su hija, Luisa María Alcalde Luján, como secretaria del Trabajo.

En agosto saldrá la convocatoria y ya se verá, en todo caso, por cuál estilo se decanta el morenismo del Edomex, y, en general, del país.

¿QUÉN POMPÓ LA GRILLITA, QUÉN POMPÓ?

Aunque le quieren cargar a José Ramón López Beltrán –el hijo mayor del Presidente– el muertito de las reuniones con diputados locales de Morena en el Estado de México, dicen que no fueron otros, sino los operadores del grupo de Higinio Martínez los que le metieron el pie.

José Ramón ha estado activo desde la campaña presidencial en actividades que, a su parecer, favorecen al movimiento. Así que dicen que fue de buena fe. Y se sabe que fue del grupo de diputados que lidera de lejos el texcocano el que le sugirió la idea de aparecerse, pues faltaba presencia en la entidad. El detalle completo (y los mensajes de WhatsApp de quien fue el verdadero organizador de esa reunión fuera de protocolo y llena de sospechosismo), lo platicamos la próxima semana.

POR HUGO CORZO

HUGO.GONZALEZ@TECNOEMPRESA.MX

@HUGOGONZALEZ1