Haz tu denuncia aquí

Justicia accesible para todos en la Ciudad

OPINIÓN

·

De los muchos temas que se derivaron de la Constitución de la Ciudad de México que forma parte de la más reciente reforma política se encuentra la creación de un órgano autónomo denominado Instituto de Defensoría Pública, que se constituye como un instrumento de acceso pleno a la justicia, ya que tiene como fin la defensa pública gratuita en materia penal, familiar, administrativa, fiscal, mercantil y civil.

El tema tiene enorme relevancia para la Consejería Jurídica y el gobierno de la Ciudad, pues estamos ante el reto de crear por mandato constitucional, una institución pública gratuita, universal y de calidad, que proporcione una  defensa pública  adecuada a través de defensores que cuenten con servicio profesional de carrera y sean acreedores de estímulos y reconocimientos con base en su desempeño y eficiencia.

Como muchos de ustedes saben, por años la defensa jurídica de los habitantes de la Ciudad la hemos asumido desde la Consejería Jurídica, a través de la Dirección General de Servicios Legales y con la creación del Instituto se le va a dotar de autonomía financiera, técnica, operativa y de gestión, para que los defensores no estén subordinados a alguna dependencia y cuenten con su propio presupuesto; ya que contar con una defensa y patrocino eficaz requiere una adecuada estructura constitucional y legal, un apropiado marco institucional, el compromiso político necesario, y una cultura legal y profesional que la facilite.

El papel que hoy tenemos en esa materia no es menor, ya que la actual Defensoría Pública cubre un gran porcentaje de la totalidad de defensas penales y patrocinio de juicios familiares y civiles, un promedio del 80%; por lo que con toda razón decimos que somos los defensores de la gente en la Ciudad.

Para hacer realidad esto, actualmente contamos con un equipo de 680 defensores públicos encargados de orientar, asesorar y desde luego defender a todas las personas que no cuentan con recursos para pagar  un abogado privado, logrando así garantizar la dignidad, la libertad y los derechos de los ciudadanos y contribuyendo a una mejor y cabal aplicación de la justicia.

Contamos con los mejores abogados de la ciudad, ya que reciben capacitación permanente y con ello aseguran un nivel de experiencia profesional, incluso podemos decir que los defensores Públicos de la Ciudad, ganan 9 de cada 10 juicios familiares.

Desde este espacio quiero hacer un reconocimiento a la labor de ese personal porque sin duda este gran equipo de abogados, con su dedicación diaria generan casos de éxito que permiten observar un alto sentido de pertenencia a su institución, además de demostrar el compromiso que tienen con su profesión, con la impartición de justicia y con la Ciudad.

El equipo de defensoría pública está integrado principalmente por defensores, sin embargo, no dejo de resaltar la labor especializada de los peritos y  trabajadores sociales de la defensa, que son hombres y mujeres que a diario asesoran y orientan a miles de personas que desconocen qué hacer ante una situación legal, además de que no cuentan con recursos, para contratar a un abogado que les asista en el trámite de divorcio, en la demanda de pensión alimenticia, de guarda y custodia, sucesiones intestamentarias, entre otros juicios que resuelven controversias familiares.

En los próximos meses, la Consejería Jurídica y el Gobierno de la Ciudad vamos a caminar hacia el nacimiento de una nueva instancia de defensa, por lo pronto los diputados locales presentaron hace unas semanas una iniciativa de ley que propone crear el Instituto de Defensoría Pública como un organismo constitucional autónomo y con ello garantizar el derecho a la defensa bajo un enfoque del respeto a los derechos humanos.

Este nuevo órgano para la defensa de la ciudadanía, será un actor fundamental para el buen funcionamiento de la justicia, con una posición estratégica para llevar adelante políticas públicas que tendrán impacto en toda la Ciudad, ya que va a operar sobre criterios de eficiencia como el servicio profesional de carrera, estímulos para los defensores, pero sobre todo aumentará la gama de servicios a la ciudadanía, ya que adicionalmente tendrá servicios de defensa en las materias fiscal y administrativa.

La buena noticia es que no partimos de cero pues tenemos amplia experiencia en el tema y sobre todo estamos comprometidos a dar origen a una nueva institución para que nazca fuerte y le sirva a los capitalinos.

 Por HÉCTOR VILLEGAS SANDOVAL

*Consejero Jurídico y de Servicios Legales