Haz tu denuncia aquí

¡Ecocidio en Benito Juárez!

OPINIÓN

·
Las constructoras en la Ciudad de México siguen imponiendo su propia ley para desarrollar complejos comerciales y habitacionales de manera irregular. Nadie puede frenar la opacidad con que actúan las constructoras inmobiliarias en todas las alcaldías de la capital del país. Lo que pasó la madrugada del sábado en el camellón de la calle de Mayorazgo en Benito Juárez, mostró otra vez la complacencia de las autoridades de todos los niveles de gobierno. Se permitió el ecocidio de más de 60 árboles que tapaban la vista de un complejo habitacional en construcción de la empresa Mítikah. La alcaldía de Benito Juárez responsabilizó a Mariana Robles García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, de haber concedido los permisos para talar los árboles desde su raíz. Funcionarios locales entraron en contradicciones. Presionada por la sociedad civil, la Secretaría de Medio Ambiente puso este twitter: “Sin concluir el proceso de autorización en materia de impacto ambiental y rompiendo el diálogo con @GobCDMX, desarrolladores de la #TorreMítikah derribaron cerca de 60 árboles en el @PueblodeXoco, en @BJAlcaldia”. Luego emitió un boletín, por medio del cual, aunque no menciona su nombre, responsabiliza al gobierno de Miguel Ángel Mancera, involucrado con grandes constructores, de haber concedido una “autorización parcial” en materia de impacto ambiental. De hecho, Mítikah creció en su sexenio. Busqué a Susana Kanahuati, una activista que estuvo en contra de la construcción de Plaza Artz en Periférico, tras documentar irregularidades y quien pronosticó la tragedia del derrumbe que se dio a meses de su inauguración. Se pregunta dónde estaban las autoridades responsables durante las horas que duró la tala de 60 árboles para revisar los documentos e impedir el ecocidio. “Todos son responsables, pero si vamos a buscar al primero es la Secretaría de Medio Ambiente porque su obligación fue haber revisado absolutamente todo lo que le dejó la administración pasada y si eso estaba en pendientes por qué no lo detuvo. Por qué PAOT de Mariana Boy no se presentó a frenar el ecocidio. Por qué no estuvo presente la alcaldía para documentar que se trató de un hecho ilegal. Porque son el hilo de la misma telaraña”, me dijo. No hay duda. Hubo comparsa y omisión y a esto también se le llama corrupción. El ecocidio debe sancionarse con destitución de funcionarios y cárcel. Los trabajadores que hicieron la tala sólo recibieron órdenes. Los verdaderos ecocidas están más arriba. En Tlalpan, alcaldía ex gobernada por la jefa de Gobierno, se está cometiendo otro ecocidio a pesar de que la obra ha sido clausurada. Necesitamos frenar a los constructores que operan al margen de la ley o la CDMX nos lo cobrará tarde que temprano. @ALEXSANCHEZMX