Haz tu denuncia aquí

¿Después de Ancira, quién sigue?

Probablemente los dueños de Fertinal, por la que Pemex pagó un dineral en 2015, cuando no valía ni un cacahuate

OPINIÓN

·
Después de que le “echaron el guante” a Alonso Ancira por presunto lavado y planchado de dinero, derivado de la operación de compra-venta de la empresa Agronitrogenados, el respetable pregunta: ¿Y quién sigue? Pues probablemente los dueños de Fertinal por la que Pemex pagó un dineral en 2015, cuando tampoco valía ni un cacahuate. A finales de febrero pasado comentamos en este espacio: en 1990, Petróleos Mexicanos se vio en la penosa necesidad de vender una docena de plantas de fertilizantes que operaban a través de Fertimex porque no eran rentables. Veinticinco años después de aquel fracaso en materia de fertilizantes y en plena crisis financiera, Pemex Fertilizantes concretó la compra de Grupo Fertinal. El proyecto consideraba una inversión de hasta 255 millones de dólares por el capital de la empresa, incluyendo los activos existentes tanto en la unidad de Lázaro Cárdenas, Michoacán, como en la mina de roca fosfórica ubicada en San Juan de la Costa, Baja California Sur. Supuestamente produciría más de 1.2 millones de fertilizantes, con lo que se cubriría más de 30 por ciento de la demanda nacional. En la mañanera del 25 de febrero, el presidente López Obrador se refirió a una planta de fertilizantes que Pemex había comprado en 500 millones de dólares (infló un poquito la cifra), cuando no valía ni 50 millones de dólares. Era Fertinal, que le compraron a Flavio Covarrubias, quien en este negocio era socio, decían, de Carlos Salinas. López Obrador anunció en aquel entonces que pediría una investigación del chanchullo y se castigará a quien resulte responsable. Parece ser que llegó la hora de ajustar cuentas con el vendedor y con los funcionarios que autorizaron la compra (no se sabe bien a bien si fue Emilio Lozoya o José Antonio González Anaya) Por lo que nos hemos enterado en las últimas semanas, desde que los neoliberales llegaron al poder, Petróleos Mexicanos se convirtió en algo así como la “Cueva de Alí Babá” para varios empresarios consentidos (socios, dicen los malosos) de Carlos Salinas de Gortari. Hace un par de semanas nos referimos a Rogelio Montemayor Segui, quien fue director de la paraestatal y gobernador de Coahuila, y que ahora es dueño de un campo de gas, localizado en el norte del país, negocio que le deja, según los enterados, unos 100 millones de dólares. Montemayor podría formar parte de la lista negra de ex funcionarios de Pemex corruptos, ya que la nueva administración está revisando a fondo los contratos que le asignaron. Y en una de esas probablemente también le “echen el guante”. Quienes dudaban que López Obrador no atraparía a ninguno de los “peces gordos”, se equivocaron, pues todo indica que ya empezó la temporada de pesca.

***

AGENDA PREVIA: En su visita al Senado, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, afirmó que “México sobresale como país por tener una política fiscal prudente, solidez e independencia, además de mantener la inflación a la baja. Reconoció que no se le puede ganar a la pobreza si hay corrupción e informalidad”.

LUISAGENDA@HOTMAIL.COM

@LUISSOTOAGENDA