Haz tu denuncia aquí

Exitoso gobierno del Partido Socialista en Portugal

Los resultados de un buen ejercicio de gobierno están a la vista: la economía creció 2.7 y 2.3% en 2017 y 2018

OPINIÓN

·
A muchos ha sorprendido la gestión del gobierno de Antonio Costa, del Partido Socialista Portugués (PSP), de centro-izquierda, que aunque obtuvo el segundo lugar en número de escaños en 2016, llegó al poder mediante el apoyo de los otros dos partidos de izquierda: el "Bloco de Esquerda" y la Coalición Democrática Unitaria (CDU) que ocuparon, respectivamente, el tercer y cuarto lugar; la suma de curules de la izquierda superaba en más de 12% los de por Portugal al Frente, la coalición en el poder. Por ello, y mediante una moción de censura en el Parlamento, los de la izquierda se alzaron con la primera magistratura, terminando con una era política de casi 10 años de un gobierno de derecha con resultados poco convincentes. El gobierno de Costa ha ido de menos a más. Ha puesto en práctica medidas económicas contracíclicas, a veces no muy a tono con las sugeridas por la Unión Europea (UE), que a tres años de haberlas iniciado han reportado resultados que, a excepción de un año, no habían sido alcanzados por Portugal desde principios de siglo. Eso ha sido posible a partir de la aplicación de un presupuesto austero y equilibrado, que si bien no ha permitido la realización de grandes obras públicas, sí ha inducido la reactivación de la economía incrementado la recaudación, lo que ha permitido la reducción del déficit fiscal de 4.4% al 1%, esperando alcanzar, por primera vez en más de un cuarto de siglo, un superávit en el año 2020. También eliminó recortes al salario, pensiones y seguridad social; incrementó 15% el salario mínimo y la equidad en salarios entre hombres y mujeres. En simultáneo, se diseñó una política de apoyo a la educación superior, desarrollo científico y tecnológico, buscando una mayor competitividad, además del otorgamiento de apoyos a la industria según sus aportaciones a la creación de empleo. Después de tres años, los resultados de un buen ejercicio de gobierno están a la vista: la economía creció 2.7 y 2.3% en 2017 y 2018, respectivamente, lo que se ha reflejado en menores índices de desocupación, mayores volúmenes de exportaciones, hay mayores flujos de divisas vía turismo, y avances en la producción de energías renovables. El país lusitano participa activamente en el programa de infraestructura Ruta de la Seda, impulsado por China, mediante el cual se ha comprometido la modernización del puerto de Sines, para convertirlo en un importante puente comercial entre Asia y Europa. Lo anterior ha causado costos en el ámbito político, los avances han atraído simpatías hacia el PSP, lo que ha generado recelo en los partidos que lo apoyaron. En la lucha por no perder adeptos, el partido del Bloque y el CDU han iniciado, con miras a las elecciones de octubre, una estrategia de críticas contra el gobierno de Costa. La situación política del Portugal es interesante; se prevé que el PSP será el mayormente beneficiado en sufragios y escaños, aunque éstos no serán suficientes para que pueda formar gobierno, por lo que tendrá que buscar una nueva alianza, lo que requerirá de un gran trabajo político.

*Analista económico

AGUSTÍN GARCÍA VILLA

ORBE@HERALDODEMEXICO.COM.MX