Haz tu denuncia aquí

México ¿país de súbditos o de ciudadanos?

Brindar la oportunidad de salir de la pobreza extrema a estos mexicanos es una oportunidad de generar un gran capital humano para el crecimiento del país

OPINIÓN

·
Falta poco para iniciar la segunda década del siglo XXI y México tiene problemas que debió resolver desde el siglo XX como la debilidad institucional, la deficiencia de su infraestructura, la baja calidad de la educación y la pobreza, en especial la extrema. El reto es convertir estos problemas en oportunidades. Veamos un par de ejemplos. Actualmente 7.6 por ciento de la población del país, 9.4 millones, padece pobreza extrema. Los cuatro estados con el mayor porcentaje son Chiapas (28.1), Oaxaca (26.9), Guerreo (23.0) y Veracruz (16.4) que en conjunto suman 4.7 millones de mexicanos. Esta población es superior a la de Uruguay y cercana a la de países como Costa Rica y Noruega. Brindar la oportunidad de salir de la pobreza extrema a estos mexicanos es una oportunidad de generar un gran capital humano para el crecimiento del país, y la educación debe ser un camino prioritario. En el subsistema de educación primaria indígena hay 798 mil alumnos, que en su mayoría son pobres, de los cuales 531 mil asisten a 8,672 escuelas distribuidas en los cuatro estados antes mencionados. Proporcionar conectividad, mejora de la infraestructura y un modelo de escuela para estas primarias indígenas representaría siete mil millones de pesos de anuales. En materia de infraestructura, se tiene desaprovechado el potencial turístico y económico del Pacífico mexicano. Sin embargo, se puede aprovechar que el crecimiento económico del mundo está en la cuenca del Pacífico, y México puede ofrecer un corredor carretero, turístico y económico desde Tapachula, Chiapas hasta Puerto Peñasco, Sonora. Conectar los puertos más dinámicos del país, mejorar el acceso a comunidades marginadas y detonar varios centros turísticos integralmente planeados a través de la modernización de las carreteras, requeriría una inversión de solo cuatro mil millones de pesos anuales. Por otro lado, será necesario buscar nuevas formas de transporte en el país y una de ellas puede ser el hyperloop, ideado por Elon Musk y que es una especie de tren de alta velocidad, pero que flota dentro de un tubo gracias a un campo magnético y puede alcanzar velocidades superiores a mil kilómetros por hora. En 2017, el proyecto Mexloop presentado poro el despacho mexicano Fr-ee en conjunto con otras firmas globales, fue uno de los diez elegidos a nivel mundial para ejecutar el proyecto con la tecnología en desarrollo de Elon Musk. El proyecto consiste en conectar a la CDMX y Guadalajara, pasando por el Bajío a lo largo de 532 kilómetros. Con la posibilidad de desarrollar otras etapas que podrían conectarse hasta Monterrey. Implementar proyectos como las escuelas de tiempo completo en las zonas indígenas y el corredor carretero del Pacífico, requieren de 11 mil millones de pesos anuales, una cifra manejable si consideramos que las becas a los jóvenes que no estudian y no trabajan demandarán hasta 100 mil millones de pesos anuales. Usted ¿qué cree que le haría mejor a esos jóvenes a largo plazo? ¿Mejorar su educación y tener oportunidades en sus regiones? ¿O cobrar dos mil pesos al mes por no hacer nada , como defienden muchos voceros populistas en redes sociales? La mayoría dice que lo segundo, pero los becarios de AMLO tendrán que vivir también de esos subsidios y votar por Morena para seguirlos recibiendo. Se crea ante nuestros ojos –y con nuestro dinero– una nueva generación de súbditos, no de ciudadanos. @FAUSTOBARAJAS