Haz tu denuncia aquí

La información geoespacial como un impulsor del desarrollo

OPINIÓN

·
La economía global está viviendo una revolución tecnológica. Los datos “geoespaciales” o basados en localización, que antes eran de uso exclusivo de los gobiernos y los servicios militares, se han democratizado. Las aplicaciones para monitorear el tráfico, pronósticos meteorológicos y servicios de transporte son ejemplos del uso cotidiano. Para fines de política pública, la información geoespacial es crucial para atender fenómenos naturales, el crecimiento económico y para planear ciudades inteligentes. La industria geoespacial tiene un valor estimado de 300 mil millones de dólares y se proyecta que crezca al 13% anual. Ante dichos avances tecnológicos, el respaldo del gobierno es crucial en la definición del marco legal y la coordinación institucional. Países desarrollados han implementado políticas para potenciar su uso. El Reino Unido estableció la Comisión Geoespacial con un presupuesto de mil millones de dólares para propiciar la infraestructura geoespacial. Por su parte, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Datos Geoespaciales para impulsar la coordinación, evitar duplicidades y facilitar el desarrollo de datos en las agencias federales. Por políticas como éstas, Estados Unidos y Europa lideran el sector. La región de Asia-Pacífico es la de mayor crecimiento, con India y China como líderes. El índice de preparación geoespacial 20191 ubica a Estados Unidos en el primer lugar del ranking encabezando la lista de los 10 países líderes en materia geoespacial seguido por el Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Canadá, Dinamarca, China, Singapur, Bélgica y Suiza. En América Latina, Brasil, Colombia y Chile son los punteros. México se ubicó en el lugar 44 del ranking. Nuestro país ha comenzado con éxito las etapas de desarrollo hacia una infraestructura de datos geoespaciales. Cuenta con acuerdos de cooperación con agencias espaciales en todo el mundo, lo que demuestra la voluntad de expandir el espectro de preparación geoespacial. Sin embargo, aún hay un largo camino por recorrer. Uno de los mayores desafíos en la adopción de tecnologías geoespaciales es que los hacedores de políticas públicas internalicen el potencial de la información en la toma de decisiones. Esto se ejemplifica con los lamentables recortes presupuestales que han sufrido las instituciones encargadas del tema. Es imperante que México invierta ahora en la adopción y la creación de capacidades tecnológicas para potenciar el desarrollo económico y social, a través del uso de información geoespacial. Para ello se requiere apuntalar a la Agencia Espacial Mexicana y fortalecer la coordinación entre las instituciones que manejan información geoespacial como son el INEGI, Sader, Semarnat, Sedena y Semar, para generar una política de manejo de información que permita un uso eficiente de los recursos públicos. Si México está preparado para el uso efectivo de la información geoespacial, podrá ofrecer mejor calidad de vida a sus ciudadanos. 1GeoBUIZ2019  

PALOMA MERODIO

VICEPRESIDENTA DE LA JUNTA DE GOBIERNO DEL INEGI

@PALOMAMERODIO