Haz tu denuncia aquí

Frida forever

Desde su arte, libertad sexual, moda, feminismo, literatura y vida social, Kahlo rompió paradigmas al extremo, tanto así que es como si siguiera viva

OPINIÓN

·
En un mundo en donde las mujeres fuertes, decididas y con carácter estamos de “moda” tenemos un tesoro en el bagaje cultural mexicano con un personaje que se adelantó a su época sentando precedentes en todos los ámbitos: Frida Kahlo, quien, desde su arte, su estilo, libertad sexual, moda, feminismo, literatura y hasta en su vida social y privada rompió paradigmas al extremo, tanto así que, años después de su muerte, es como si estuviera viva. Se siguen publicando portadas de ella, haciendo libros, rodando películas, inspirando colecciones de moda, inaugurando exposiciones con su ropa por todos los museos del mundo y, sobre todo, inspirando. Eso es ser inmortal. Pocas personas han dedicado tanto tiempo y pasión a estudiar a este gran personaje emblemático, como lo ha hecho la española radicada en México Susana Martínez Vidal, con quien tuve el gusto de conversar esta semana y quien, a través de su conocimiento, me contagió aún más de admiración por este gran personaje mexicano. Susana fue directora de la revista Elle España durante 18 años, y su primer editorial de moda fue inspirado por Frida Kahlo. En 2016 publicó el libro, editado por Assouline, Frida Kahlo: Fashion as the Art Being, un best seller reconocido como uno de los mejores libros de gran formato del año por The New York Times. También escribió Efecto Frida, su primer ensayo sobre las lecciones de vida que nos dejó Kahlo. En cuanto a moda se refiere, Frida era una estilista de vanguardia, sabía la importancia de la imagen y que era tan importante verse, como sentirse bien. Ella “intentó expresar con la ropa, lo que su cuerpo no podía. Fue víctima del destino, pero no de la moda”, dice Susana, aparte, cuanto peor se sentía de salud es cuando más esmero ponía en su arreglo. “Sentía que moría menos si se arreglaba más”, fórmula mágica que hoy ocupan muchos psicólogos. La famosa Diana Vreeland le dedicó varias páginas en Vogue EU y hemos podido observar a distintas versiones de “Frida” en diferentes pasarelas, a través del tiempo, desde John Galliano, Dolce & Gabbana, hasta ver su rostro plasmado en una figura de Lladró edición limitada. Las celebridades la han adorado, como es el caso de Madonna, quien la ha recreado en momentos de su carrera; Salma Hayek, quien la interpretó en la película de su vida tan bien, entre muchas otras. Una mujer sorprendente si tomamos en cuenta el haber tenido 34 operaciones, tres abortos, haber sido engañada por su marido con su propia hermana, nunca terminaron con su espíritu. Una personalidad única, un modelo diferente de belleza, alguien que cruzó los límites, una naturaleza inspiradora, políticamente activa, una nueva feminidad, una artista excelente, con autoestima, un espejo reflectante, todas estas mujeres son Frida y todas llevamos algo de Frida dentro. Enseñanzas, lecciones de vida y aprendizaje, que han hecho de Frida no un capricho efímero, sino un ícono inmortal.