Haz tu denuncia aquí

¿Ahorramos en la infancia?

El gobierno suspendió la aplicación de una prueba en recién nacidos que previene enfermedades graves

OPINIÓN

·
Será porque los humanos tenemos una gran capacidad de adaptarnos a los cambios, que parecemos olvidarnos de cómo eran las cosas antes. Antes, cuando la tecnología y la ciencia no estaban a nuestro alcance de la manera en que las tenemos hoy. Antes, cuando nuestra ignorancia nos mantenía en el oscurantismo. Antes, cuando la gente se moría o vivía una vida de limitaciones nacidas en la falta de atención de los problemas que nos aquejaban… y no sabíamos por qué. Eso ha cambiado tanto que nos olvidamos de lo importantes que son algunas cosas pequeñas, pequeñísimas como una gota de sangre salida del talón de un recién nacido. Así es como se practica la prueba de tamiz metabólico neonatal de manera obligatoria en México desde 1998. ¿Para qué? Para evitar que miles de niños desarrollen los efectos de enfermedades y malformaciones congénitas; cosa que, por cierto, afecta a entre 2 y 3 por ciento de la población en el mundo. Datos de la Secretaría de Salud Pública. Pues bien, el gobierno federal –en su plan de revisión anticorrupción– interrumpió el suministro de la prueba en al menos 12 estados del país. Y aunque primero el mismo gobierno lo negó (hubo un comunicado en su página oficial), el secretario de Salud Pública, Jorge Alcocer, tuvo que reconocerlo este miércoles, ante la imposibilidad de contener las quejas regadas por buena parte de México: 14 estados registran desabasto (Jalisco, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Durango, Chihuahua, Hidalgo, Aguascalientes, Guanajuato, Morelos, Puebla, Tamaulipas, Baja California). Aunque el costo de la prueba ronda los 900 pesos en laboratorios privados (y puede llegar hasta 4 mil), la Secretaría de Salud de Tamaulipas anotó que el precio real es de alrededor de 200 pesos. Si tomamos un estimado de 2 millones de nacimientos al año en todo México, estamos hablando de un gasto de 400 millones de pesos. ¿Les recuerdo que el tablero de votaciones de la Cámara de Diputados costó 99 millones y, como vimos esta semana, suele fallar, o… el dato sólo sirve para encabronarnos? “En respuesta a denuncias públicas e indicios de prácticas administrativas inadecuadas, la Secretaría revisa el proceso de licitación, adquisición y desempeño de los servicios de tamiz metabólico neonatal contratados durante la administración anterior”, se lee en un comunicado de la Secretaría de Salud Pública del gobierno federal. De acuerdo: ahorremos todo lo que se pueda, revisemos cada contrato del que sospechemos, pero no jueguen con la salud de la población. Desde que fue instaurada la prueba, se han detectado alrededor de 4 mil 500 casos de enfermedades que fueron tratadas a tiempo, gracias al estudio en cuestión. Un oficio enviado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos pide que “toda decisión, procedimiento y actuación relacionados con el otorgamiento de ese servicio de salud considere, por encima de cualquier otro aspecto, el interés superior de la infancia”. Y sí. ¿O primero ahorramos y después vemos por los niños? Así de sencillo.