Haz tu denuncia aquí

4T 0 - CNTE 1

Quizás el problema sea que la disidencia magisterial es una profesional de la protesta

OPINIÓN

·
La disidencia magisterial le ganó el primer round a la 4T. Sí, la de las marchas, la que bloquea, la intransigente. La que paraliza escuelas y deja a millones de niños, casi siempre pobres, sin clases. La que vende y hereda plazas, la que soborna. La que quiere controlar la nómina de millones de maestros en el país. La que recibe dinero de quien sea, la que paraliza carreteras, la que toma plazas y edificios públicos. La que transa y chantajea para conseguir lo que quiere, la que ha sido capaz de lo impensable. Esa que sitia ciudades, aeropuertos y centrales de autobuses. La que sobrepone la ideología a la educación. La violenta. La que nació en 1979 para oponerse al cacicazgo sindical de Carlos Jongitud Barrios. La que buscaba democratizar al SNTE, a la edu-cación y al país y terminó convertida en una mafia. La que se alió con la guerrilla y terminó infiltrada por delincuentes. La que se inspiró en la revolución sandinista de Nicaragua. La que “ha hecho frente al SNTE, al gobierno mexicano, al sistema y al orden económico, político mundial. (OCDE, FMI, BM)”. La que renunció a su vocación docente para adoptar la del poder político y el dinero. La que se gestó en la Escuela Normal Superior de México, en San Cosme, que nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y se consolidó en Oaxaca. La que ha resistido persecuciones, represiones y encarcelamientos. La que ha puesto en jaque y sobrevivido a siete presidentes (López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderon y Peña Nieto). La que no sabe hacer otra cosa que protestar y oponerse a todo por sistema. La que está por cumplir 40 años de lucha y no ha logrado democratizar al SNTE, ni al país. La que ha fracasado en mejorar la educación de México y las condiciones de trabajo de los maestros. La que con sus métodos ha denigrado la imagen del magisterio y contribuido al retraso educativo de varias generaciones de niños, junto con las políticas educativas del gobierno. La que no respeta -ni le importan- los derechos de los demás: el de los niños a la educación y el de libre tránsito, por citar sólo dos. Esa CNTE le va ganando la partida al Presidente, otra vez. Quizás el problema sea que la disidencia magisterial es una profesional de la protesta, la lucha y el chantaje. Tiene la piel muy curtida durante casi medio siglo y no es la primera vez que se enfrenta a un gobierno novato, con funcionarios inexpertos, que rayan en lo naive. ¿Qué o quién hizo pensar al Presidente que con su promesa de abrogar la mal llamada Reforma Educativa se echaría a la bolsa a la CNTE? ¿Quién creyó que con darles más de 40 diputados serían sus incondicionales? ¿Por qué pensaron que por ser un gobierno de izquierda podrían convencerlos fácilmente? El problema no es la CNTE, ellos están en lo suyo. El problema es el gobierno, que parece que no sabe con quién está tratando. Conclusión: la reforma educativa de la 4T está secuestrada por la CNTE y la de Peña Nieto, de la que no iba “a quedar ni una coma”, persiste.  

POR ALEJANDRO CACHO

@CACHOPERIODISTA