Haz tu denuncia aquí

No nos van a apantallar

¿Cuál sería la reacción de Andrés Manuel López Obrador y de los de Morena si el presidente fuera otro y no él?

OPINIÓN

·
Hace un año comenzaba la campaña oficial por la Presidencia de México. El hoy presidente Andrés Manuel López Obrador ya era el favorito en las encuestas. Donald Trump amenazaba, como no ha dejado de hacerlo, con militarizar la frontera para combatir la invasión de migrantes indocumentados. Por aquellos días, el presidente Trump habló por primera vez de militarizar la frontera con México. Insistía en que México pagaría de una forma u otra por la construcción del muro. Un López Obrador vigoroso plantaba cara y arengaba: “Con nosotros va a ser distinto, sin faltarle al respeto, lo vamos a hacer entrar en razón” (a Trump). Incluso, fue más allá: “Les digo, no nos van a apantallar. México y su pueblo no van a ser piñata de ningún gobierno extranjero”. Claro, ésos eran tiempos de campaña. Hoy la costa es muy distinta. “Yo prefiero el amor y paz. Tan lo tomo en serio que debemos de actuar con prudencia”, dijo en su conferencia de prensa mañanera. En fin de semana, en Poza Rica, preguntó al pueblo sabio, quien se manifestó por no contestarle a Donald Trump. Y no es que yo sea partidario de la confrontación o las bravuconadas, pero sí de una defensa digna. Queda claro que no es lo mismo ser opositor en campaña que gobernar. ¿Cuál sería la reacción de López Obrador y Morena si el presidente fuera otro y no él? ¿Qué conjeturas estarían haciendo después de saber que el Presidente se reunió a cenar en secreto con el yerno y principal asesor de Donald Trump en la residencia privada de un empresario? A Enrique Peña Nieto le resultó muy costoso políticamente haber recibido en Los Pinos al entonces candidato Donald Trump, tras negociaciones privadas entre Luis Videgaray y Jared Kushner. El teflón del que goza la figura del presidente López Obrador sigue siendo muy sólido. BON APPÉTIT: En Colima, algo huele muy raro. El Tribunal Colegiado del Trigésimo Segundo Distrito tomó una decisión histórica y difícil de entender. Ordenó al gobernador y al Congreso de Colima reponer el procedimiento para designar magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa. Consideró que no hay igualdad de oportunidades y se violaron los derechos humanos de los aspirantes. El problema es que la Ley ordena que el gobernador proponga una terna y el Congreso define. Bajo esa lógica, el Presidente de México podría verse afectado a proponer ministros de la Suprema Corte, magistrados electorales y más juzgadores. Quirino Ordaz Coppel, gobernador de Sinaloa, se colocó como el gobernador mejor aprobado por sus ciudadanos, según la encuesta de marzo de Arias Consultores. El gobernador Quirino Ordaz tiene una aprobación de 65.1% y la confianza de 59.2% de los sinaloenses. Le siguen Mauricio Vila (Yucatán), Rosas Aispuro, (Durango), Martín Orozco, (Aguascalientes) y García Cabeza de Vaca (Tamaulipas). Los peor evaluados son: Marco Mena, Tlaxcala; Cuauhtémoc Blanco, Morelos; Javier Corral, Chihuahua; Francisco Vega, Baja California, y Jaime Rodríguez, de Nuevo León.  

Por ALEJANDRO CACHO

@CACHOPERIODISTA