Haz tu denuncia aquí

Dulces ingresos

Quieren incrementar el impuesto a los refrescos; podrían recaudar cerca de 50 mil millones de pesos

OPINIÓN

·
El ex dirigente de El Barzón, ahora presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, anunció que el gobierno de la 4T alista una reforma para subir el impuesto a refrescos, comida chatarra, tabaco y alcohol en el ejercicio fiscal del 2020, informó El Heraldo de México en su edición de ayer. Según las cuentas alegres del diputado, con el incremento del gravamen a dichos productos la Secretaría de Hacienda podría recaudar cerca de 500 mil millones de pesos. En el caso del IEPS a los refrescos, estarían proponiendo un aumento de uno a dos pesos por litro, con lo que obtendrían entre 45 mil y 50 mil millones de pesos por año; por la comida de alto contenido calórico (chatarra) una cantidad similar. Vamos a ver si el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien prometió que no habría nuevos impuestos ni aumentos a los existentes no desmiente a Ramírez Cuéllar. El IEPS a las bebidas azucaradas y a la comida chatarra se estableció en 2014, y supuestamente buena parte de los recursos obtenidos se destinaría a prevenir y controlar el sobre-peso, obesidad, diabetes y otros padecimientos por la elevada ingesta de dichos alimentos y bebidas. Pero la realidad ha sido que dichos gravámenes se convirtieron en el mejor instrumento de recaudación del gobierno federal, y lo dineros los ha utilizado para otra cosa. En los cinco años que tiene operando el IEPS a las bebidas saborizadas (refrescos, jugos y otros), las arcas del gobierno han recibido unos 100 mil millones de pesos, según cifras oficiales. Al sector Salud le han dado migajas para atender los mencionados padecimientos que provocan el alto consumo de chescos. Para este año, según la Ley de Ingresos de la Federación 2019, ingresarán a las arcas 27 mil 958 millones de pesos. Por el gravamen a dulces, chocolates, muéganos, palomitas, en fin toda la comida chatarra, se esperan obtener 24 mil 151 millones. En su Sexto Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto destacó que entre los principales resultados de su gobierno estuvo la prevención y control del sobrepeso, obesidad y diabetes, gracias al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas saborizadas y alimentos con alta densidad calórica. Lo que fue un engaño. Lo que sí aumentó, según el Instituto Nacional de Salud Pública fue el consumo de refrescos y de comida chatarra. Según el instituto, 81.5 por ciento de la población consume regularmente bebidas azucaradas; 61.9 por ciento botanas, dulces, postres y otros chuchulucos y 53.4 por ciento cereales que también contienen azúcar. Si gracias a esa reforma se logran recaudar los casi 500 mil millones de pesos que dice el diputado Ramírez Cuéllar, el gobierno de la 4T tendrá los suficientes recursos para financiar el costo de prácticamente todos los programas sociales prometidos. ¡Para que vean neoliberales cómo se hace magia financiera y se puede ayudar a los pobres! Exclaman los morenos. ¿Y la salud, apá? Bueno, tampoco se puede tener todo en la vida.