Haz tu denuncia aquí

Aborto legal, seguro y gratuito

Mientras el mundo avanza hacia la legalización del aborto, Nuevo León retrocede

OPINIÓN

·
Hay casi mil 700 millones de mujeres en edad reproductiva en el mundo y, de ellas, sólo 6% vive en países donde el aborto está totalmente prohibido. Ahí deben anotarse las que residen en Nuevo León, México, donde desde el miércoles pasado, una reforma constitucional las penaliza por completo, al considerar “nacido” al feto desde el momento de su concepción. No nos confundamos, difícilmente eso terminará con los abortos. Desde el año 2000, cerca de 4 millones de mujeres entre 15 y 44 años fueron atendidas en los servicios públicos de salud del país por abortos mal practicados. Es decir, un asunto de salud pública. ¿Cuántos fueron hechos con éxito en sitios privados; hospitales de cinco estrellas o consultorios de poca monta? Seguramente muchos más. También desde el 2000, varias miles murieron por causas relacionadas a abortos mal practicados en lugares clandestinos. 13 % de ellas eran adolescentes… y niñas. Hay algunos denominadores comunes entre ellas: la pobreza y bajo nivel de estudios, cosas que, por cierto, enmarcan a más de la mitad del país. En Nuevo León, la Comisión Estatal de Derechos Humanos llamó al Congreso a rechazar el dictamen; considera que limita el derecho de autonomía de las personas y los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres. Si uno mira un planisferio, en la mitad del mundo el aborto fue despenalizado mediante una legislación moderna, incluyendo a algunos de los países más poblados del planeta. Más de 60% de la población mundial habita países donde el aborto es legal según una amplia gama de razones o sin ningún tipo de restricción. Mientras ellos avanzan, Nuevo León va para atrás porque 30 legisladores del PAN, PRI, PES, PT y Morena están poniendo visiones morales antes que los números globales. Recordemos que la moral es subjetiva. Ya aparecerá quien diga que, como hombre, yo no debería opinar sobre estos asuntos femeninos. Primero: ¿son asuntos solamente femeninos? Segundo: si así fuera, no deberían contar los votos de los diputados varones que se pronunciaron por criminalizar el aborto: 15, la mitad de los votos. Así empieza el testimonio que se viralizó en Argentina cuando, el año pasado, se discutía en el congreso la posibilidad del aborto legal, seguro y gratuito: Mi nombre es Cecilia Ousset. Soy católica, médica, especialista en tocoginecología, madre de cuatros hijos. Y así continúa: Esas mujeres que ingresaban mintiendo que “habían levantado un fuentón con la ropa de los chicos” y habían empezado a sangrar, eran para mí y mis compañeros de guardia, el inicio de una jornada violenta, y la suma de esas jornadas deben haber herido mi alma profundamente: abortos con perejil, con agujas de tejer, con permanganato de potasio (…). Todos servicios pagados en la medida de las paupérrimas posibilidades al inexperto o inexperta del barrio. La mayoría eran mujeres jóvenes, pobres, algunas con otros hijos; que llevaron el dolor, la fiebre, el olor a podrido y el secreto del nombre del “abortero” hasta la tumba. Así de triste. Así de sencillo.    

asidesencillo@yahoo.com

@gabrielbauducco