Haz tu denuncia aquí

Sórdida guerra entre gobierno y CNTE

Con la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación, lo que estamos presenciando es una guerra entre dos mafias

OPINIÓN

·
El presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó a la Secretaría de Educación Pública eliminar de la Reforma Educativa todo aquello que “afecte” a los maestros. Dijo el mandatario: “Voy a pedirle a Esteban Moctezuma que hable y dialogue con los maestros, que informe y que se quite todo lo que pueda ser utilizado en contra de los maestros… no les voy a dar el gusto a los conservadores de que digan que somos iguales, no”. Esto ocurrió después de las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ante la aprobación, con votos de Morena y “los conservadores”, del dictamen de la nueva Reforma Educativa en las Comisiones de la Cámara de Diputados. La instrucción presidencial ocurrió cuando los plantones de la CNTE obligaron a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados a suspender su sesión general hasta el martes 2 de abril, pues los legisladores no podían entrar al recinto. Previamente, el presidente de esa Cámara acusó a la CNTE de apoyar con sus acciones a la Reforma Educativa del expresidente Enrique Peña Nieto. Igualmente el coordinador de los diputados de Morena consideró que con su actitud, los maestros afiliados a la CNTE sólo lograrán que se mantenga la legislación educativa actual. Por su parte, la disidencia magisterial anunció que pedirá reunirse con la Secretaría de Gobernación, además de reunirse con el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma. Su razonamiento es que el titular de la SEP busca modificar la actual legislación educativa, no abrogarla totalmente, que es lo que pide la CNTE. En cambio, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha ofrecido públicamente abrogar la ley. Con ello, se confirma que dentro del gobierno federal existen diferentes líneas frente a la Reforma Educativa: modificación o abrogación. Son conceptos diferentes. Incluso, algunos hablan de abrogar la ley y se refieren a proyectos diferentes. Por esto, no existe claridad acerca de lo que resultará de las negociaciones gobierno-CNTE este fin de semana. López Obrador le dijo a la CNTE: “Ya hicimos lo más difícil para cancelar la mal llamada Reforma Educativa… no va a haber evaluaciones punitivas… no queremos venta de plazas ni trafiques con la nómina, eso no…”. La opinión del gobierno federal es que no debieran existir las evaluaciones de maestros, pues no sirven de nada. No tendrían ninguna incidencia sobre ascensos escalafonarios. Entonces, ¿cuál será el mecanismo para ascender en el escalafón educativo? La propuesta del gobierno y la CNTE es utilizar el método tradicional: por las afinidades políticas con dirigentes sindicales y autoridades. Por ejemplo, se confirmó que todos los normalistas serán automáticamente contratados, sin importar su nivel de capacitación profesional. El presupuesto de la SEP aprobado para este año desaparece la evaluación y la capacitación como criterio para medir las capacidades de los maestros y expresa el desprecio de este gobierno hacia la calidad educativa. El gobierno federal eliminó en 100% el Programa de Formación de Recursos Humanos Basada en Competencias, al mismo tiempo que redujo el Programa para el Desarrollo Profesional Docente en 61.1% y el Fortalecimiento de la Calidad Educativa en 42.2%. Para un gobierno que no le interesa habilidades ni conocimientos para definir ascensos escalafonarios de sus maestros, necesariamente deberá usar el otro mecanismo, el amiguismo y la afinidad o subordinación política. O sea, la corrupción política, rechazando la inteligencia, los conocimientos y las aptitudes. El modelo educativo que ofrece López Obrador lo lleva por los pasillos de la mediocridad. Como en cualquier sistema escalafonario, existen dos caminos para su operación: evaluaciones para definir quién es más apto profesionalmente para ascender de nivel o el sistema histórico del amiguismo. Este gobierno está optando por este último, disfrazando su decisión detrás de retórica apta para el coliseo de “¡fuera evaluaciones punitivas!”. Entonces, dado que el gobierno federal le aceptó la exigencia de la CNTE de eliminar la evaluación docente, vale la pregunta: ¿por qué persiste el conflicto entre ambos? Resulta que reside en algo realmente sórdido. Están peleando por definir cuál de los dos (gobierno o CNTE) controlará qué personas entran al “servicio docente”, bajo qué condiciones y quiénes pueden acceder a movimientos escalafonarios. ¿El gobierno federal con sus intereses partidistas o el sindicato con los suyos? Con la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación, lo que estamos presenciando es una guerra entre dos mafias: la mafia en construcción del gobierno/Morena y la mafia consolidada y experimentada de la CNTE/SNTE. Se confrontan por definir cuál de estas dos mafias controlará a los maestros y su presupuesto. ¿Y la calidad educativa de los niños mexicanos? Completamente olvidada.  

RICARDOPASCOE@HOTMAIL.COM

@RPASCOEP