Haz tu denuncia aquí

Carlos Camacho Gaos: Los vacíos en política internacional

Casi un año después del retiro de la embajadora Roberta Jacobson, se nombra a Christopher Landau, sin antecedente diplo- mático

OPINIÓN

·
La ausencia de una política exterior coherente y activa por parte de los Estados Unidos ha dejado un vacío que se llenará muy pronto; tan sólo hay que tener en cuenta el avance de las actividades de Rusia, China y, en menor grado, de India, que van llenando los espacios de uno de los pilares de la economía mundial; y que a través de un mayor comercio y flujos de inversión, no sólo en manufacturas y tecnología, sino en proyectos de infraestructura básica en el mundo en desarrollo; están obteniendo un liderazgo claro en la escena internacional. El mundo occidental está dejando de ser hegemónico y los balances político-económicos están cambiando radicalmente Esto modifica las relaciones de poder y desde luego el comportamiento de gobiernos y sociedades en el mundo en desarrollo, que ven ahora en China y Rusia una asidera viable y atractiva que los puede comprometer en el largo plazo. La sustitución del dólar por sus monedas el rublo y el yuan, avanza no sólo porque sus transacciones bilaterales se realizan crecientemente en cualquiera de las dos monedas, sino porque empiezan a situarse en las negociaciones comerciales con otras naciones. El objetivo en el corto plazo es llegar a comerciar bilateralmente cien mil millones de dólares anualmente. La integración económica entre ambas naciones está en un proceso dinámico impulsada abiertamente por Vladimir Putin y Xi Jinping a través de la Organización de Cooperación de Shanghái (OESC) que representa junto con otras 5 naciones de la región 44% de la población y 20% del PIB global. Las relaciones van más allá de lo económico, buscan mejorar la coordinación política, militar y nuclear y entran abiertamente en el terreno político internacional, prueba de ello es la presencia de Irán en la reciente reunión de la OESC, ante el abandono de EU al programa nuclear. La descoordinación entre el Departamento de Estado y la Casa Blanca es notoria en muchos ejemplos, los más recientes, el de las cumbres del Golán en Israel y la fallida reunión con Corea del Norte, pero quizá uno más obvio es la ausencia de embajadores nombrados y en funciones en países de Latinoamérica en particular como es el caso de México, Brasil, Chile, Honduras, Panamá y Belice. Sobresale el caso de nuestro país que casi un año después del retiro de la embajadora Roberta Jacobson se nombra a un abogado Christopher Landau sin ningún antecedente diplomático previo, sujeto ahora a la aprobación del Senado que por lo general presenta obstáculos ya sea por parte de la oposición, como por parte de algunos legisladores republicanos como es el caso del senador Rubio. Hay una falta de transitividad entre el Ejecutivo y el poder legislativo pues hacen tortuosa la aprobación tanto de diplomáticos de carrera como nominaciones de carácter político. Esto ha generado una ausencia de una política internacional sólida, coherente e integral.

*Director de la Facultad de Estudios Globales de la Universidad Anáhuac México