Haz tu denuncia aquí

EU e Israel: una alianza religiosa

Las nominaciones anunciadas destacan por dos cosas: la veteranía y la calidad de los diplomáticos

OPINIÓN

·
    Cuando el secretario de Estado, Mike Pompeo, manifestó en Israel su acuerdo con la idea de que Dios pudo haber "enviado" a Donald Trump "para salvar a Israel de Irán" sólo aprovechó una creencia extendida entre los cristianos conservadores de Estados Unidos y la base de su irrestricto apoyo a Israel. "Como cristiano, ciertamente creo que eso es posible", dijo Pompeo durante una entrevista con la cadena de televisión Christian Broadcasting Network. El señalamiento se produjo días después de una polémica que llevó a la mayoría demócrata en la Cámara baja del Congreso de EU a votar por una resolución que condenó el antisemitismo, tras declaraciones en las que una legisladora de religión musulmana criticó la aparente dualidad de lealtades de algunos estadounidenses de origen judío. De hecho, los demócratas temen una fractura en su tradicional vínculo con el bloque judío, un importante factor de su coalición electoral. Pero la tormenta política y las declaraciones de Pompeo tienen mucho más que ver con la visión religiosa de los cristianos conservadores estadounidenses que con los judíos, aunque estos se encuentren en el centro del debate. Hay más de 20 millones de cristianos fundamentalistas en EU, en buena parte evangélicos, y su creencia es que su fe está ligada a la suerte de Israel y al papel que ellos creen la Biblia, o más bien su interpretación de ella, le asigna a los dos países. Para los cristianos conservadores, la existencia de Israel es importante, sobre todo, porque de acuerdo con la Biblia  la segunda encarnación del Mesias ocurrirá en Israel, y por tanto la existencia de ese país es necesaria para esa Segunda Venida. Ciertamente puede haber una parte de remordimiento: EU no fue particularmente amistosos cuando los judíos comenzaron a huir de la persecución nazi en los años 30. Esa indiferencia tiene peso moral todavía. En ese marco, los cristianos estadounidenses creen que el papel de su país es proteger y asegurar incluso que haya un Israel. En la cultura popular cristiana estadounidense, el "anticristo" se ha radicado sucesivamente te en los Balcanes, Irak y ahora, tal vez, en Irán, visto como el principal enemigo de la existencia del estado de Israel. Hace 20 o 30 años, ese papel le fue asignado a Saddam Hussein, el dictador iraquí. Cierto que la política exterior estadounidense tiene otros motivos para apoyar a Israel, su principal aliado militar y político en la región, pero el peso político-electoral de la derecha cristiana es fundamental para la coalición republicana y políticamente difícil, o imposible de desafiar en el Congreso, donde son importantes para un bloque considerable de legisladores. Al margen de la sinceridad de las ciencias religiosas, la aritmética electoral no está lejos de la ecuación: los cristianos conservadores son un bloque de enorme consideración en los estados del sur y el centro, que fueron la base del triunfo electoral de Trump en 2016 y pueden volver a serlo en 2020.  

jose.carreno@heraldodemexico.com.mx

@carrenojose1