Haz tu denuncia aquí

Héctor Escalante: ¿Ya vio Roma el Presidente?

López Obrador tiene el ánimo de terminar con cualquier apoyo en vez de modificar su estructura para mejorarlo

OPINIÓN

·
En las últimas semanas la comunidad cultural ha padecido cierta incertidumbre por los apoyos que usualmente se le otorgaban a este gremio y que en muchos casos están suspendidos por parte del gobierno federal. El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido poco claro acerca del soporte que su administración le dará a la cultura y hoy tenemos más preguntas que certezas al respecto. En este tema, el Presidente se comporta de manera usual. Es decir, da respuestas a medias, amaga en quitar los apoyos que se dan por culpa de la corrupción o cae en contradicciones con su equipo. Una mañana sale a decir una cosa y por la tarde la Secretaría de Hacienda sale a rectificar. Una buena parte de la comunidad artística apoyó al hoy Presidente en su campaña. Hoy, muchos de quienes lo apoyaron, se encuentran desconcertados, decepcionados, molestos. Pareciera que la luna de miel terminó pronto y que, además, los creadores no encuentran eco ni respuestas en sus cuestionamientos. Hace unas semanas se hizo viral un video en el que el actor Daniel Giménez Cacho señalaba que al Presidente no le gusta la cultura, que no acudía al cine o al teatro, de hecho, lo que dice el actor parece verdad. Al presidente López Obrador no le importa acercarse a la comunidad cultural, no es una prioridad para él en su administración. Alfonso Cuarón ganó el Oscar como mejor director y mejor película extranjera por Roma hace un mes . Al día siguiente de la premiación López Obrador felicitó al director mexicano, pero reconoció que no había visto su película. Suena poco probable que el mandatario mexicano no tenga una hora y media en su agenda para a ver la película que puso a México en el centro del cine durante los últimos meses. El Presidente constantemente se debate entre la disyuntiva de destruir todo lo que huela a pasado, aunque haya sido buena idea, aunque funcione. López Obrador tiene el ánimo de terminar con cualquier apoyo en vez de modificar su estructura para mejorarlo. En esa constante, de terminar con todo, lo mismo se lleva a creadores, becarios, artistas o escritores, entre muchos otros. No todos los apoyos otorgados por el gobierno son incorrectos, de hecho, utilizar a las instituciones para entregar recursos es un mecanismo adecuado, si se encuentra corrupción hay que atacarla, no eliminar programas para desaparecerla. Los gobiernos y sus equipos tienen la obligación de encontrar mejores prácticas para mejorar en sus procesos, no quiere decir eliminar esos procesos, simplemente se trata de ajustar, de mejorar. La curva de aprendizaje de un gobierno es natural, en unos meses sabremos si la comunidad artística está conforme con las adecuaciones del gobierno en relación al apoyo que se les otorga. Por lo pronto, el panorama no es muy alentador y las señales de preocupación se comienzan a apoderar de quienes durante años han batallado para sostener a la cultura en un país al que sin duda le hace mucha falta. Por lo pronto nos quedamos con la pregunta de inicio ¿Habrá visto Roma el Presidente? Es probable que no.