Haz tu denuncia aquí

Los Oscar: Roma vs. Cafarnaúm, paternidad irresponsable

OPINIÓN

·
  El famoso y galardonado largometraje Roma, del mexicano Alfonso Cuarón, una de las favoritas para llevarse el premio Oscar a mejor película en lengua no inglesa, tiene un rival mucho más violento cruel y políticamente incorrecto en uno de los temas centrales que aborda: la paternidad irresponsable.   Cuarón ha sido cuidadoso en aclarar que se trata de una historia personal de su niñez marcada por la ausencia del padre, la voluntad de la madre y la omnipresencia de una trabajadora doméstica también botada por el novio cuando éste se entera que la embarazó, pero, de manera indirecta, aborda una realidad mayúscula en México. 40 por ciento de las familias mexicanas está conformada por una madre que se encarga de criar a los hijos en ausencia de la figura paterna.   Cafarnaúm, de la actriz y directora Nadin Labaki, busca, en cambio, exponer una realidad más amplia y generalizada sobre la desatención de los hijos en una sociedad donde se aplaude la reproducción humana: cálculos de estudios como el del Pew Researh Center prevén que para el año 2060 tres de cada 10 personas en el mundo serán musulmanas.   “Quiero que dejen de tener hijos”, solicita Zain, un osado e inteligente niño durante un juicio ante un tribunal internacional en el que demanda y acorrala a sus padres por haberlo parido “sólo para hacerlo sufrir”.   La trama transcurre en una ciudad hacinada, empobrecida y salpicada de dramas migratorios que sumerge al pequeño de 12 años en una espiral de dolor derivada del desdén de sus padres hacia su numerosa descendencia a la que no dan un registro oficial, a la que obligan a trabajar, casarse por conveniencia y pasar hambre sin cuestionarse ni un solo instante por el bienestar infantil.   Labaki no olvida dar la voz a los padres que piden no ser juzgados por la miseria o por seguir tradiciones ancestrales, pero el planteamiento está claro y directo: ¿cuál es la corresponsabilidad de la familia en los problemas del mundo? Cafarnaúm fue tan bien acogida en Cannes (se llevó el Premio del Jurado) que tuvo una de las ovaciones más largas y cálidas de los últimos tiempos y fue nominada también en los Critics’ Choice Awards y en los Golden Globes (donde perdió frente a Roma), pero también tiene duras críticas por su rudeza. “El show de la miseria”, la llaman.   La suavidad de Roma podría ayudarle en el debate sobre los mensajes acerca del abandono a la infancia y la paternidad irresponsable.   La victoria de un filme sobre otro sin la interferencia de alguna de las otras nominadas —Shoplifters, Cold War, y Never look away— dependerá del mensaje que la Academia de Artes y Ciencia estadounidense quiera enviar más allá del político, siempre implícito en las relaciones de EU con México y Medio Oriente. Sería una elección, entonces, entre la estética de Roma o el lenguaje impío de Cafardaúm, pero en ambos casos, un llamado de atención.  

*Periodista