Tendencias

A finales de este año, al parecer, llegará el servicio de distribución de contenidos audiovisuales en línea de Disney

El 2019 será un año relevante para delinear, en el mediano plazo, las tendencias de desarrollo y reconformación del mercado de consumo de contenidos audiovisuales en el escenario internacional. En efecto, como lo demuestra la experiencia reciente, en la distribución y el consumo de contenidos, a partir del desarrollo de la digitalización y del aumento exponencial de conexiones de banda ancha de los usuarios de Internet, a través de todo tipo de dispositivos terminales como los televisores, computadoras, tabletas y señaladamente los teléfonos inteligentes, no resulta sabio adelantar escenarios en el largo plazo. Lo que ha pasado recientemente podría, fácilmente, haber sido producto de la ciencia ficción. Hacia finales de este año, al parecer, llegará al mercado el esperado e hiperpromocionado servicio de distribución de contenidos audiovisuales en línea (OTT, por sus siglas en inglés) de Disney, para iniciar a competir, cuesta arriba, en el segmento de mercado del cual Netflix es líder. También, es probable que Disney concrete la adquisición de Fox, otro conglomerado importante en la industria de los contenidos audiovisulaes. Los efectos de esta operación, que podrían impactar diversos segmentos de la industria mediática, como por ejemplo el relativo a las transmisiones de eventos deportivos en plataformas diversas como la televisión abierta, la de paga y los servicios en línea, aún están siendo evaluados en nuestro país por la autoridad competente en el sector. El OTT de Disney siempre ha estado cubierto por un velo de misterio. Ahora, esta circunstancia aumenta ante la posibilidad de su unión con Fox, ya que su cartera de derechos audiovisuales se vería incrementada de manera importante, así como la operación de plataformas de distribución adicionales a las que posee. Ya veremos qué sucede, en primera instancia, con la mega operación y, en segunda, con la oferta concreta de contenidos en línea a través del nuevo servicio destinado a competir con Netflix. Además de lo que sucede con Disney, 2019 será un año en que se podrían palpar efectos más concretos de la adquisición que realizó en meses pasados el gigante de la telefonía móvil AT&T, respecto del conglomerado mediático Time Warner. Hasta ahora, las cosas se han mantenido en una situación similar a la que tenían antes de la operación, lo cual era de esperarse, ya que las sinergias e innovaciones derivadas de la unión de estas empresas que no competían directamente entre sí en sus negocios nodales, requieren de mayor tiempo de planeación para materializarse en el mercado. Finalmente, el gigante de la televisión por cable estadounidense Comcast, ha anunciado que desea comprar la empresa de televisión de paga por satélite británica SKY, apuesta que pareciera retrógada en plena época de crecimiento de los servicios en línea.  

RUIZVEGAMEX@LIVE.COM.MX

@RUIZDELAVEGAMEX


Compartir