Haz tu denuncia aquí

Aparecieron los huachicoleros

Algunos cálculos estiman que Pemex pierde 3 mil 500 millones de dólares al año por robo de combustible

OPINIÓN

·
Al cumplirse el primer mes de la estrategia para frenar la alarmante ordeña de ductos en el país, apareció la primera reacción de uno de los grupos criminales que se ha fortalecido gracias al huachicol. Apenas el martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador había declarado que el 28 de enero había sido un día histórico, porque se habían robado la menor cantidad de combustibles en la historia reciente, 5 mil barriles en comparación a los 81 mil que ordeñaban en noviembre. “Si seguimos como vamos, nos vamos a ahorrar como 40, 50 mil millones de pesos (al año)”, dijo. Algunos cálculos estiman que Pemex pierde 3 mil 500 millones de dólares al año por el huachicoleo en sus instalaciones. Al hablar de tal cantidad de dinero, resultaba hasta sospechoso que nadie hubiera salido a reclamar lo que hasta el fin del año pasado fue suyo. Aunque la información llegó de forma confusa en los primeros momentos del jueves, cuando sólo se supo de una amenaza inscrita en una manta en contra del Presidente, fue tomando mayor seriedad cuando se supo que a la par fue abandonada una camioneta con explosivos en las inmediaciones de la refinería de Salamanca. En medios policiacos y de seguridad la acción se le adjudicó a José Antonio Yépez Ortiz, alias El Marro, líder del cártel Santa Rosa de Lima, haciendo referencia a la población del mismo nombre, ubicada en Guanajuato. Este grupo es el responsable de la ola de violencia que se disparó en los últimos 2 años en ese estado. Opera en una zona conocida como triángulo de Guanajuato o triángulo de las Bermudas, que abarca de León a Los Apaseos y pasa por Salamanca, Irapuato y Celaya. Por ese conjunto de municipios pasan ductos de Pemex que parten de la refinería Antonio M. Amor. El Marro mantiene una lucha con Nemesio Oseguera, El Mencho, por el control del robo de combustible en Guanajuato, Jalisco y Michoacán, condición que ha agravado los hechos de violencia. ¿Cuál será la estrategia que el gobierno federal establecerá contra estos grupos a partir de esta amenaza? Mi pregunta surge luego de ver las declaraciones de López Obrador, quien declaró que “la guerra” contra el narco acabó y ya no se detendrán capos, sino que se garantizará la seguridad de la población. Un desafío así en medio de este operativo no debe tomarse a la ligera. ¿Seguirán con la idea de no capturar a nadie a pesar de lo que representa mantenerlos libres? Ojalá no. El precio a pagar podría ser muy alto. CONTRASEÑA: Respecto a la desaparición de ProMéxico abordada aquí la semana pasada, el presidente AMLO dijo en una de sus conferencias mañaneras que en el país no había “ProFrancia, ProAlemania o ProJapón”. Sería bueno que la secretaria de Economía Graciela Márquez le explicara que esos países sí tienen sus organismos de promoción: Business France, Germany Trade and Invest y Jetro de Japón. Todas tienen oficinas en México.