Haz tu denuncia aquí

Primavera latinoamericana o el otoño mexicano

Marcelo Ebrard debe jugar con inteligencia sus cartas como intermediario en conflictos en la región

OPINIÓN

·

El día de ayer, Evo Morales renunció como presidente de Bolivia después de declararse triunfador de un proceso electoral cuestionado por la OEA, con millones de bolivianos manifestándose y luego que el ejército le sugiriera renunciara al cargo.

Recordemos que ahora en Sudamérica es primavera mientras que en nuestro hemisferio norte es otoño. Por eso, 2019 será recordado como la Primavera Latinoamericana en la que vimos caer a un presidente y algunos otros resisten sostenidos por hilos de seda.

En Colombia, observamos la derrota electoral del conservadurismo “uribista” representado por el presidente Iván Duque, quien cuenta con el apoyo del expresidente Álvaro Uribe, opositor al proceso de paz con las FARC.

También observamos la crisis constitucional en Perú cuando el presidente Martín Vizcarra pidió adelantar las elecciones y la oposición fujimorista (derecha neoliberal) rechazó la disolución del Congreso y nombró a la vicepresidenta como presidenta. El ejército fue leal al presidente Vizcarra y al proceso constitucional.

En Argentina, el peronismo (izquierda) regresa con Alberto Fernández como próximo presidente y la ex presidenta, acusada de corrupción, Cristina Fernández se beneficiará de un pacto de impunidad para que paren las investigaciones en contra de ella.

En Brasil tenemos un presidente que, sin pudor, recuerda los viejos tiempos de la dictadura militar, pero al mismo tiempo la justicia brasileña saca de la cárcel al ex presidente Luiz I. “lula” Da Silva, quien sigue en libertad un proceso por corrupción con la empresa Odebrecht.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera estuvo a punto de caer por decisiones económicas impopulares.

En Ecuador, el expresidente Rafael Correa parece estar detrás de las manifestaciones en Quito que obligaron al presidente Lenin Moreno a trasladar la capital a Guayaquil. Los manifestantes quemaron la sede de la Contraloría General que solicitó la captura de Correa por corrupción. Hoy Correa está en el exilio político entre México y Bélgica.

Mientras tanto, el otoño ha sido negro para el gobierno del presidente López Obrador que enfrentó los escándalos de la liberación del hijo de El Chapo, la masacre de la familia Le Baron y la mayor crisis de violencia. Como anticuerpo, el presidente habló de un posible golpe de Estado.

Fuerzas oscuras de izquierda y derecha se mueven en Latinoamérica desde Caracas, pasando por Buenos Aires, Brasilia, Bogotá, Washington y ahora por la Ciudad de México. La semana pasada el ex presidente Correa se reunió con el presidente electo Alberto Fernández en la CDMX. Hace un par de días el canciller de México visitó la Habana, país que depende del apoyo venezolano y que está instigando algunos movimientos sociales violentos en Chile y Ecuador. Marcelo Ebrard debe jugar con inteligencia sus cartas como intermediario en conflictos en la región.

•••

AGENDA ESTRATÉGICA: Santiago Nieto asiste al Seminario sobre Violencia y Paz que organiza Sergio Aguayo en El Colegio de México el 26 de noviembre.

POR GERARDO RODRÍGUEZ

GERARDO_RSL@YAHOO.COM 

@GERODRIGUEZSL

abr