Haz tu denuncia aquí

Medina Mora, la historia que viene

Vienen más pesquisas contra el ex- ministro; desaplicó jurisprudencias en perjuicio de la hacienda pública

OPINIÓN

·

Además de las investigaciones por lavado de dinero, Eduardo Medina Mora, quien recientemente presentó su renuncia como ministro de la Corte, es investigado por 10 presuntos actos de corrupción.

Tales delitos los habría cometido desde 2015, año en que tomó una silla en el máximo tribunal del país, por lo que en la Fiscalía General estiman que podría pisar la cárcel en cualquier momento.

En tan sólo uno de esos “delitos”, el afamado impartidor de justicia habría generado perjuicios por 700 millones de pesos al SAT.

De acuerdo con una fuente de alto nivel del gobierno federal, Medina Mora está consciente de las investigaciones, por lo que sus abogados han buscado acercamientos con las autoridades, pero no los habían recibido.

Su defensa, me dijo la misma fuente, está conformada por un grupo de 40 abogados, aunque no han podido hacer mucho, porque, cada vez que revisan un caso, surgen otros.

Como lo publicó mi colega Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, Medina operaba para un grupo de poder del sexenio anterior.

Se involucró en la defensa y el desbloqueo de cuentas a través de un engrose de amparo que publicó sin avisarle a otros ministros y sin tomar en cuenta jurisprudencias previas, lo que permitió a los “beneficiarios” sacar sumas millonarias de dinero.

En términos legales, me explicaron, lo que hizo fue “desaplicar” jurisprudencias en perjuicio de la hacienda pública y en beneficio de gente ligada al poder. Su objetivo era “impedir” el bloqueo de cuentas bancarias de personajes involucrados en “actos ilícitos”.

Algunos de estos casos llegaron a la Corte, por lo que el Consejo de la Judicatura Federal tomó nota y, en su momento, emitió un comunicado interno del que hasta el momento se desconoce su contenido.

Eso lo supo el propio Medina Mora y optó por presentar su renuncia al cargo para el que fue designado por 15 años.

Sólo se mantuvo cuatro y su destino, en este momento, es incierto, aunque desde el gobierno ven que podría ser el primer ministro de este sexenio que pise la cárcel.

Antes de este caso, en la década de los 80, otro ministro, Ernesto Díaz Infante, estuvo involucrado en un escándalo que finalmente lo llevó a la cárcel en 2001. Lo acusaron de haber aceptado un soborno de 500 mil dólares para que el empresario Alejandro Braun pudiera salir de la cárcel, tras ser sentenciado por violar y asesinar a una niña en Acapulco, Guerrero, en 1986.

•••

Más allá de la lectura político-judicial que se le pueda dar al caso Medina Mora, desde el momento en el que presentó su renuncia, se prevé un cambio en la composición de la Corte a favor de la 4T.

De los 11 ministros que la conforman, se identifican a cuatro afines al gobierno federal: Arturo Zaldívar, Juan Luis González, Yasmín Esquivel y Alberto Gutiérrez. Y el que viene, sin duda, estará en la misma sintonía. Tener cinco ministros, me dijo un funcionario, será, por donde lo veas, en beneficio del presidente López Obrador.

•••

Un personaje que ganó tiempo con la salida y el último fallo de Medina es el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco.

Poco antes de dimitir, le otorgó una suspensión contra el fallo del Tribunal Electoral para que fuera sancionado por usar recursos del gobierno de su estado para la recolección de firmas como candidato independiente a la Presidencia en 2018.

Eso imposibilita al Congreso local a sancionarlo hasta con la separación del cargo. Sin embargo, legisladores locales ya dijeron que El Bronco no se les va de las manos. Preparan juicio político para destituirlo antes de que concluya el año.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Si el funcionario público, ministro o gobernador, corta pinos, ¿qué no harán los demás vecinos”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ALFREDOLEZ

abr